A veces los compradores ven lo que aún no perciben los dueños. ¿Cuál es, entonces, el verdadero valor de una empresa?