Alinderar las facultades el Estado es una garantía ciudadana, que impide que la inseguridad propia de un asunto no resuelto se extienda más de lo debido