Ante la presión de los jóvenes, los programas de contaduría pública no tienen otra alternativa