Así es la crisis de Argentina que hace temblar a Latinoamérica

El peso de Argentina se ha desplomado y las tasas de interés se catapultan, existen riesgos para Latinoamérica. Le explicamos.

Una crisis económica nace en Argentina. La moneda de Venezuela se encuentra devastada, hace pocos días el Gobierno de ese país anunció una reforma monetaria consistente en eliminar cinco ceros a la divisa, rebautizándola como “bolívar soberano”, en un intento por recuperar algo de confianza ya no entre la comunidad financiera internacional, sino entre la propia población.

La expectativa de inflación para este año en ese país sudamericano, cercana a la impresionante cifra de 1.000.000 %, junto a medidas de corte populista vigentes por muchos años, especialmente encaminadas a direccionar recursos públicos a programas sociales sin el sustento adecuado, tienen sumida a la divisa venezolana, a su economía y al país en general, en una crisis de la que se especula tardarán varias décadas junto con sus respectivas generaciones para superarla.

Si bien el impacto de la crisis en Venezuela es relevante para la región, tiene ciertas limitaciones, toda vez que la economía de ese país estaba cerrada desde tiempo atrás a casi cualquier tipo de globalización, en una de tantas decisiones polémicas de Gobiernos anteriores y del actual.

Pero, si hablamos de una crisis en otros países más relevantes en términos económicos como Argentina, entonces las noticias pueden ser más preocupantes no solo para Sudamérica, sino para toda la región.

Crisis en Argentina

  1. El tercer gigante del continente

Por su tamaño, Argentina es la tercera economía más grande de Latinoamérica; de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el PIB argentino ronda niveles de 552.500 millones de dólares, solo detrás de México cuyo PIB se ubica en 1.29 billones de dólares, y de Brasil que tiene una economía con un valor de 2.37 billones de dólares.

Por cierto, en este ranking, Venezuela sería la sexta economía de Latinoamérica con un valor aproximado de su PIB de 207.600 millones de dólares. Los datos anteriores son relevantes porque hablamos de que existen crisis o, cuando menos, amenazas cambiarias en dos de las seis principales economías de la región, un riesgo significativo.

  1. La crisis cambiaria de Argentina en números

En lo que va del año, la caída del peso argentino en los mercados cambiarios del orbe es más que significativa, las tribulaciones que pasan otras monedas, junto con sus economías, habían quitado atención a lo que sucede en el gigante del cono sur, pero estamos frente a un problema de grandes dimensiones, y lo peor es que puede crecer más.

De acuerdo con las mediciones oficiales, junto con las estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), en lo que va del año la devaluación acumulada del peso argentino ya supera el 100 %, ubicándose alrededor del 115 %.

Imagen: El Comercio

Este mes, Argentina vivió una sesión negra en su mercado de cambios que hace temer lo peor para su economía, en unas cuantas horas la moneda del país se devaluó casi 15 por ciento, cotizándose en un histórico nivel de 41 pesos por cada dólar.

Para dar una idea de la magnitud del desastre cambiario en Argentina, se debe señalar que justamente un año antes, a finales de agosto, la cotización del dólar rondaba niveles de 17 pesos con 40 centavos.

Más desastroso es saber que apenas cuatro días antes la divisa del país abría sobre niveles cercanos a los 35 pesos, es un hecho que la desconfianza se ha apoderado de los inversores en Argentina.

Las malas noticias nunca llegan solas, y en términos de economía menos, sobre todo porque una variable suele impactar en otras, así sucede en todas las naciones del mundo.

  1. Las tasas de interés más altas del mundo están… en Argentina

Al desplome del peso argentino se suma el impulso de las tasas de interés, que se colocaron en el 60 %, ubicándose nada más y nada menos que en los niveles más elevados del planeta, algo que no sucede ni en la devastada Venezuela.

El Banco Central Argentino busca desesperadamente poner freno a la crisis, con una vieja receta de los años ochenta, cuando las economías en problemas –incluyendo México– subían y subían las tasas de interés, tratando de utilizarlas como un anzuelo para generar confianza entre la comunidad inversionista.

La historia es conocida, lo que generaban era exactamente lo contrario; más desconfianza. Latinoamérica está, una vez más, en zona de riesgo mayor; dos economías importantes se debaten en crisis severas de confianza. ¿El mal será contagioso?

Fuente: Weforum

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *