Así las cosas, es evidente que las exigencias tributarias causan la mayor complejidad del sistema