Auditoría legal de marcas, ¿qué son? ¿Por qué son importantes?

auditoria-4Generalmente, las empresas periódicamente deben hacer una gestión de marca, de este tipo de procedimiento se debe obtener una estrategia que responda al registro de marcas y que además, atienda aspectos como la importancia del signo, el tiempo de uso previsto, la debilidad o la fortaleza. Teniendo presente esto, es común que la empresa que realiza esta gestión parta de una auditoría legal. En este punto es en donde es necesario que intervenga un procedimiento poco nombrado, la auditoría de marcas, es una herramienta para la verificación del estado de las marcas en el registro.

 Redacción INCP a partir de artículo publicado por La República – Helena Camargo

 Para mayor información, puede referirse al artículo titulado “¿Por qué son necesarias las auditorías de marcas?” de la fuente La República – Helena Camargo.

¿Por qué son necesarias las auditorías de marcas?

 Mucho se ha dicho sobre la importancia de proteger las marcas y sobre su valor como activos de la empresa. Pero este valor de las marcas se debe en gran medida a una adecuada política de gestión de las mismas.

 Los resultados de una gestión de marcas incluyen una estrategia coherente de registro de marcas que atiende a factores tales como importancia del signo, tiempo de uso previsto, debilidad o fortaleza;  la organización evita destinar recursos a marcas que han caído en desuso y a la vez está atenta a la necesidad de nuevos registros por fenómenos de modernización de marcas; la organización maneja una estrategia coherente de defensa de sus marcas y  gestiona sus marcas en internet a través de un portafolio estructurado de nombres de dominio y del monitoreo de su presencia en redes sociales.

 Ahora bien, cualquier gestión inteligente de un portafolio de marcas debe partir de una auditoría legal. Es normal que las empresas lleven a cabo auditorías financieras o contables para saber el estado de la empresa.

 Sin embargo, con poca frecuencia se oye hablar de una auditoría legal de marcas, la cual se puede definir como una herramienta de verificación del estado de las marcas en el registro, al interior de la empresa y en el mercado, identificando los riesgos existentes, con el fin de diseñar una estrategia adecuada y costo-efectiva de registro, protección y gestión.

 Una auditoría de marcas comprende varias etapas. Hay una etapa de levantamiento de información, diagnóstico e identificación de riesgos, en la cual se identifican tendencias y alertas. Las tendencias hacen referencia a temas tales como el tamaño del portafolio, las marcas de las que nadie se acuerda y las familias de marcas. Las alertas identifican contingencias tales como términos próximos a vencer, vigencia y obligaciones de acuerdos de coexistencia.

 En una segunda etapa, las marcas son analizadas desde varias perspectivas, para determinar su fortaleza o debilidad, tanto comercial como jurídica. Identificar las marcas fuertes de una compañía permite diseñar las estrategias de registro y defensa, encaminando de manera coherente los recursos.

 Viene luego la etapa de diseño de una estrategia o política de gestión, que incluye aspectos tales como qué, cuándo y dónde registrar, qué defender, cuál debe ser la política de retención de documentos, entre otros aspectos.

 No efectuar auditorías periódicas de marcas conlleva riesgos: pérdida de valor del portafolio de marcas, destinación innecesaria de recursos, pérdida de protección, falta de alineación estratégica y costosos litigios para recuperar signos distintivos.

 

audio-10

 Fuente: La República – Helena Camargo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *