Aunque, debido a la naturaleza cambiante de la economía, el régimen seguirá siendo objeto de mejoras, podemos afirmar que ha alcanzado un grado de madurez