Calificaciones de Fitch Rating en términos de riesgo crediticio de capacidad pago

bogotaFitch Ratings (sociedad calificadora de valores), recientemente, realizó la calificación para Colombia en términos de riesgo crediticio de capacidad de pago (referente a la calificación nacional de largo plazo). El resultado de esto, fue determinado con un “AAA(col)”, lo cual puede concluirse como una perspectiva estable en relación al crédito y la capacidad de pago. Para la calificación referente a corto plazo, la entidad resolvió concluir que “F1+(col)” era la calificación adecuada para el país. 

Redacción INCP a partir del artículo publicado por Secretaria Distrital de Hacienda 

Para mayor información, puede referirse al artículo titulado “Fitch afirma Calificaciones de Bogotá D.C.; Perspectiva Estable” de la fuente Secretaria Distrital de Hacienda.

Fitch afirma Calificaciones de Bogotá D.C.; Perspectiva Estable 

Fitch Ratings afirmó en ‘AAA(col)’ la calificación de riesgo crediticio de capacidad de pago (Calificación Nacional de Largo Plazo) de Bogotá Distrito Capital (Bogotá D.C.). La Perspectiva es Estable.

Además, Fitch tomó las siguientes acciones de calificación: -afirmó en ‘AAA (col)’, la calificación del Programa de Emisión y Colocación de Bonos de Deuda Pública hasta por COP2.000.000; -Afirmó en ‘F1+(col)’ la Calificación Nacional de Corto Plazo.

La acción de calificación refleja la fortaleza financiera de Bogotá D.C. así como sus indicadores de deuda manejables, incluyendo las proyecciones de endeudamiento adicional.

Factores claves de las calificaciones

Las calificaciones de Bogotá D.C reflejan la solidez operativa y sus niveles manejables de endeudamiento, incluyendo el incremento significativo de deuda para cubrir su Plan de Desarrollo.

Asimismo, considera la importancia de la entidad para la economía nacional en términos de su contribución al PIB, y sus indicadores socioeconómicos elevados. Igualmente, incorpora el riesgo político asociado al sector público y la calidad de la gestión de las administraciones. Fitch encuentra como limitante en la calificación el requerimiento elevado de inversión social y de infraestructura, particularmente los relacionados con transporte.

Bogotá D.C. es la sede de las más importantes instituciones legislativas, judiciales, y empresas de la nación. También es la ciudad más poblada del país, con 7,9 millones de habitantes. El Distrito aporta 25 % al PIB nacional, estableciéndose como la economía más grande de Colombia.

La administración actual inició su gestión en enero de 2016 y termina en 2020. Fitch dará seguimiento a los planes de la administración nueva y no espera cambios significativos en las políticas financieras y de endeudamiento.

En 2015, los ingresos tributarios representaron aproximadamente 65 % de sus ingresos totales, ascendiendo a COP7,0 billones, manteniendo crecimientos anuales sustentados en su modelo de gestión tributaria, el historial bueno de pago de sus contribuyentes y el comportamiento favorable de la actividad económica de la región. La dinámica de los ingresos ha sido positiva y ha registrado crecimientos nominales superiores a 8 % en los últimos 5 años.

En 2015 el margen operativo de Bogotá D.C. se incrementó debido principalmente al aumento en los ingresos de operación y control en el gasto relacionado con la operación.

El Distrito presenta un desempeño fiscal y financiero bueno con un margen operativo equivalente a 29,7 % de sus ingresos de operación. Al mes de marzo de 2016 los gastos de operación presionan el margen operativo. Sin embargo, Fitch estima que el margen operativo se mantendrá en niveles aproximados a 25 % de los ingresos operativos. Dicho nivel compara favorablemente con los estándares internacionales y está de acuerdo con el nivel de riesgo asignado.

Bogotá D.C. mantiene una política prudente de deuda, enfocada al endeudamiento externo de largo plazo. A mayo de 2016, el nivel de deuda ascendió a COP1,33 billones, correspondiendo 97 % a deuda externa. Es importante mencionar que 54 % de la deuda está denominada en moneda local.

Los riesgos principales vinculados con la cartera de deuda, tales como la exposición del tipo de cambio y las tasas variables de interés, así como los niveles de liquidez, son objeto de seguimiento permanente bajo lineamientos establecidos por el distrito.

De acuerdo a estimaciones del distrito, en 2015 la razón de intereses respecto al ahorro operacional ascendió a 1,7 %, nivel significativamente inferior al límite máximo de 40 % establecido en la Ley 358 de 1997. Por su parte, la deuda representó 14,7 % de los ingresos corrientes al cierre del año, nivel muy bajo respecto al 80 % establecido como límite en la mencionada ley.

La administración del Distrito a través de su Plan de Desarrollo Bogotá Mejor para Todos contempla la realización de proyectos importantes de infraestructura vial y de movilidad, fundamentando su estrategia de financiamiento en ingresos tributarios mayores, transferencias corrientes, ingresos de capital y deuda. Entre los proyectos principales de la administración están el Metro de Bogotá, 30 escuelas, seis hospitales, inversión nueva para Transmilenio, e infraestructura en seguridad.

Bogotá D.C. espera usar recursos de crédito adicionales por COP5,1 billones, este monto incluye el saldo no ejecutado del acuerdo aprobado a la administración anterior por parte del Concejo Distrital por valor de COP2,5 billones. Fitch dará seguimiento a la contratación de dicho endeudamiento. Sin embargo, estima que si los indicadores se incrementarán en los siguientes años son acordes con el nivel de calificación del Distrito dada su fortaleza financiera.

Según Bogotá D.C., los pasivos de pensiones representaron COP7,8 billones y la cobertura es de 70,2 %, que se han financiado de acuerdo con la Ley 549 de 1999.

Sensibilidad de las calificaciones

La Perspectiva de las calificaciones es Estable, por lo que Fitch no espera un movimiento en la calificación de la entidad.

Los factores principales que podrían implicar una acción negativa en las calificaciones son: un incremento significativo en la deuda adicional a lo esperado, un deterioro importante en sus márgenes financieros y de liquidez, y déficits financieros persistentes. 

Fuente: Secretaria Distrital de Hacienda