El carácter, la idoneidad y la experiencia de un buen revisor fiscal son garantía para poder actuar como un excelente administrador