Colombia tendría que realizar una reforma integral para formar parte de la OCDE

clausura La realidad que se ha avistado para Colombia, en relación al estudio económico realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), deja noticas desalentadoras. En tema de regulaciones y beneficios para el sistema de pensiones o para el sistema impositivo, Colombia está muy desequilibrada según muestra el estudio. Y se ha concluido que para que el país pueda hacer parte de la OCDE, no solo es necesario acatar todas las recomendaciones indicadas en el informe, sino que tendría que hacer una reforma integral del sistema tributario, laboral, educativo y de salud, por causa de los grandes errores en las administraciones pasadas.

Redacción INCP a partir de artículo publicado por El Colombiano – Argemiro Lozano Muñoz

Para mayor información, puede referirse al artículo titulado “Una reforma integral” de la fuente El Colombiano – Argemiro Lozano Muñoz.

Una reforma integral

Al leer el estudio económico para Colombia realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), publicado en enero de este año, que analizó el sistema tributario y de pensiones laborales y que propuso soluciones a problemas encontrados, se evidencia una realidad que, aunque conocida, es desalentadora.

La comparación hecha entre el sistema impositivo y el sistema de pensiones, con las administraciones de estos sistemas en los países pertenecientes a la OCDE, deja a Colombia tambaleando en temas de regulaciones y beneficios. Si Colombia quisiera pertenecer a este organismo, no bastaría con adoptar las recomendaciones del informe, pues son tan grandes los errores cometidos en administraciones pasadas que una reforma integral del sistema tributario, laboral, educativo y de salud, se vuelve necesaria para entender los futuros cambios en seguridad y política.

En lo tributario, se encontraron fallas en el recaudo eficiente del impuesto, el monitoreo de declarantes y regulaciones implementadas para atacar debilidades del sistema.

La evasión del IVA es cercana al 2 % del PIB y la del impuesto sobre la renta de las empresas del 2,3 %; la administración solo inspecciona al 0,1 % de los contribuyentes y las regulaciones están enfocadas en dar beneficios, crear más impuestos y aumentar bases gravables.

El sistema de pensiones también preocupa, la edad de jubilación la aumentan de administración en administración; los ingresos laborales, base para la pensión, aumentan en una proporción muy pequeña, comparándolos con los gastos de la canasta familiar. La participación laboral joven en los sectores público y privado está entre las más bajas de la región y pagar favores otorgando puestos es una práctica que deja las aptitudes laborales en segundo plano.

Colombia tiene situaciones muy particulares que hacen de la administración del Estado una actividad muy compleja y copiar sistemas de información de otros países para tratar de hacerlos funcionar no es una solución.

No basta con reformas tributarias que aumenten las bases ni crear más impuestos. En mi concepto, se deberían fortalecer las medidas contra la corrupción y crear una cultura social de buenas prácticas tributarias. El Estado debería cerrar y congelar la brecha entre edades de jubilación y las empresas atreverse a contratar personal joven que aporte valores a las organizaciones.

audio-10

Fuente: El Colombiano – Argemiro Lozano Muñoz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *