Conozca aquí los 3 niveles de alerta en la implementación del cuadro de mando

auditoriadelas3esEn el proceso de auditoría nunca está de más tomar e implementar todas las herramientas posibles para lograr un excelente resultado. Entre estas herramientas podremos encontrar el cuadro de mando, pero, ¿sabe usted qué es un cuadro de mando? Este cuadro es el lugar donde se agrupan todas las alertas de operación irregular clasificadas en tres categorías. El primer nivel de alerta ‘OK’ significa que la alerta no requiere ningún tipo de acción; el segundo ‘NO OK no susceptible de fraude’, se solicita al directamente responsable una explicación sobre la forma de operación que sirva de medida preventiva, sin embargo, esto puede volver a categorizarse como una alerta de nivel 3, y por último, el nivel 3 que se cataloga como ‘Riesgo de fraude’ en el que se determina que la operación puede ser un posible fraude, aunque realizando la debida investigación y análisis puede clasificarse de nuevo como una alerta de nivel 1 o 2.

Redacción INCP a partir de artículo publicado por Blog Fraude Interno (fraudeinterno.wordpress.com) – Por Albert Salvador Lafuente

 Para mayor información, puede referirse al artículo titulado “Controles antifraude: el cuadro de mandos como motor detectivo de fraudes” de la fuente Blog Fraude Interno (fraudeinterno.wordpress.com) – Por Albert Salvador Lafuente.

 Controles antifraude: el cuadro de mandos como motor detectivo de fraudes

 ¿Qué es un cuadro de mandos?

El cuadro de mando aglutina todas las alertas de operatoria irregular de las que dispone la empresa, las cuales se alimentan mensualmente, mayoritaria y preferiblemente de manera automática. Estas alertas tienen un peso específico diferente en función de una catalogación previa de riesgo. Cada alerta da una puntuación a cada centro y/o empleado. Esta puntuación se realiza por metodología comparativa entre los diferentes centros o empleados. Así mismo, la herramienta contiene datos históricos, alertando las variaciones significativas de un centro o empleado entre un periodo determinado. Por tanto, a través del cuadro de mando podemos obtener un ranking mensual de centros con alertas potenciales de ser irregular, o bien de centros o empleados con variaciones significativas de alertas.

El cuadro de mandos no es una herramienta de revisión en sí, es una herramienta detectiva de alertas de operatoria irregular. Las revisiones siempre se realizan de manera manual, analizando no solo la alerta como tal, sino el conjunto de alertas y toda la operatoria relacionada.

¿Cómo se realiza el tratamiento de los datos?

Como ya hemos dicho, siempre de manera manual y por personas expertas, dada la alta sensibilidad de los datos y los resultados y conclusiones finales de su tratamiento.

El resultado de la revisión de cada alerta lo podemos dividir en tres niveles:

  1. OK: no se realiza ninguna acción adicional.
  2. NO OK no susceptible de fraude: se reclama al empleado una explicación o documentación que justifique la operatoria. Esto sirve, a la vez, de medida preventiva. En algunos casos puede que fruto de esta revisión, se recataloge la revisión al nivel 3.
  3. Riesgo de fraude: en estos casos, no se alerta a nadie y se analiza el caso de manera global, ampliando las alertas con parámetros más restrictivos si es necesario, hasta descartar que existe un fraude (pasaría a nivel 1 o 2), o confirmar que es un posible fraude. En este último caso se inicia una amplia investigación que finaliza con la realización de un informe al comité disciplinario correspondiente.

¿Se debe revisar el cuadro de mandos?

Sin duda que sí. Las alertas de operatoria irregular se revisan periódicamente (criterios parámetros, etc.), añadiendo nuevas alertas al cuadro de mandos, fruto de la detección de nuevas operatorias de fraude, o bien originadas de la propia evolución de los sistemas informáticos.

audio-10

Fuente: Blog Fraude Interno (fraudeinterno.wordpress.com) – Por Albert Salvador Lafuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *