CTCP se refirió al dictamen de estados financieros

Por medio del Concepto 0386 de 2022, el Consejo Técnico de la Contaduría Pública (CTCP) respondió a una consulta en donde se presentaron los siguientes interrogantes relacionados con la certificación y dictamen de estados financieros:

  • ¿Deben las copropiedades de uso residencial que presentan sus estados financieros certificados hacerlos dictaminar de un contador público independiente contratado, quien los debe examinar de conformidad con las normas de auditoría generalmente aceptadas? El CTCP se remitió al inciso 3 del artículo 56 de la Ley 675 de 2001, el cual establece que los edificios o conjuntos de uso residencial podrán contar con revisor fiscal si así lo decide la asamblea general de propietarios. En este caso, el revisor fiscal podrá ser propietario o tenedor de bienes privados en el edificio o conjunto. Así pues, si la copropiedad decide voluntariamente tener revisor fiscal, es necesario acudir al artículo 15 de la Ley 1314 de 2009, la cual en forma supletiva remite al Código de Comercio donde se encuentran las funciones de aquel cargo y establece claramente lo relacionado con el dictamen de los estados financieros. En este punto, el CTCP recomienda acudir a la orientación técnica No. 15 de 2015 donde se expone lo relacionado con el tema de la información financiera para las copropiedades.
  • ¿Deben las personas naturales comerciantes, quienes no tienen la obligación legal de tener revisor fiscal y quienes presentan sus estados financieros certificados hacerlos dictaminar de un contador público independiente contratado, quien los debe examinar de conformidad con las normas de auditoría generalmente aceptadas? Para el CTCP es importante recordar que conforme a la normativa vigente, la obligación de tener revisor fiscal está claramente determinada en la Ley y se refiere a las personas jurídicas, no a las personas naturales. Por su parte, el artículo 2 de la ley 1314 de 2009, estableció la obligación de aplicar los principios contables a las personas naturales y jurídicas que de acuerdo con la normatividad vigente estén obligadas a llevar contabilidad. Lo requerido por esta ley también aplica para quienes sin estar obligados pretendan hacer valer la contabilidad como medio de prueba. Así pues, el CTCP señala que será decisión de la persona natural comerciante someter sus estados financieros a revisión por parte de un contador independiente con el fin de que sean dictaminados, toda vez que las obligaciones de los comerciantes están claramente determinadas en el Código de Comercio, el cual fue modificado parcialmente por la Ley 222 de 1995.
  • ¿Deben las sociedades colectivas, las sociedades en comanditas simples, las empresas unipersonales, las sociedades de responsabilidad limitada y las sociedades por acciones simplificadas por acciones (S.A.S.) cuando no tienen la obligación legal de nombrar revisor fiscal y presentan solamente los estados financieros certificados hacerlos dictaminar de un contador público independiente contratado, quien los debe examinar de conformidad con las normas de auditoría generalmente aceptadas? Respecto a esta pregunta, el CTCP se remite a la Ley 222 de 1995, la cual establece los estados financieros que deben presentar las sociedades y lo relativo a su certificación. Igualmente, a ello se refiere la Sentencia C-290 de 1997 de la Corte Constitucional. En cuanto a la obligación de prepararlos y certificarlos es claro el artículo 34 de la Ley mencionada. Por último, respecto de las S.A.S., el CTCP se refiere al artículo 28 de la Ley 1258 de 2008, el cual determina cuándo se deben dictaminar por el revisor fiscal y cuándo por un contador público independiente.

Ver: Concepto 0386 de 2022

Redacción INCP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *