Debemos convencernos de que los beneficios superan los costos cuando se trata de echar mano de las tecnologías de la información