DIAN: Su director habla de ley de financiamiento, una sola cédula para declarar renta y modernización de la entidad

El nuevo director general de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN), José Andrés Romero Tarazona, aseguró que la Ley de Financiamiento (que para muchos se trata de otra reforma tributaria) ya está lista y definitivamente se discutirá su aprobación este año. En esta nueva ley, que pretende recaudar los recursos que le faltan a la nación para 2019 (cerca de $25 billones), se contempla la universalización del IVA para la canasta familiar, aunque reduciéndolo progresivamente hasta, posiblemente, llegar a un 16 %; el desmonte del sistema cedular –para la renta de personas naturales– que clasifica cinco diferentes cédulas simplificando su cálculo en una sola, sin bajar el umbral para la declaración pero ampliando la base gravable; y la tributación de las personas con pensiones más altas, entre otros.

Además, el director aseguró que una de sus prioridades será la de lograr la modernización tecnológica de la entidad, ya que: “varios estudios del Banco Interamericano de Desarrollo y la experiencia de otros países muestran que invertir en este aspecto mejora el recaudo de 3 a 5 puntos del PIB, de 30 a 50 billones de pesos, lo mismo que implicaría hacer entre 5 y 10 reformas tributarias”.

Redacción INCP a partir del artículo publicado por El Tiempo

Para mayor información, puede revisar el artículo titulado “El IVA se aplicaría a todo, pero con tarifa reducida”, de la fuente El Tiempo.

El IVA se aplicaría a todo, pero con tarifa reducida

Universalizar el IVA, pero con un alivio en la tarifa; gravar las pensiones altas, pues las hay hasta de 400 millones de pesos al año; desmontar el sistema de renta cedular para las personas y reducir a la mitad la tarifa del impuesto de normalización tributaria para quien muestre los capitales que tiene en el exterior y además los traiga de vuelta a Colombia son otras de las medidas que se le suman al ya anunciado impuesto simple con el que el nuevo director de la DIAN, José Andrés Romero, sorprendió al país durante la semana pasada.

Pese a que algunos expertos estiman que, a solo tres meses de finalizar el año, lo conveniente sería aplazar la reforma que busca garantizar el financiamiento de Colombia en los próximos años, porque tendría muy poco tiempo para ser digerida, estudiada y aprobada en el Legislativo, Romero no solo confirmó que ya está en la pista para entrar al Congreso, sino que además destapó nuevas medidas que traería esta iniciativa.

En total, la llamada ley de financiamiento tiene la misión de conseguir los 25 billones que faltan en las finanzas públicas del 2019, para lo cual los impuestos serán solo una de las fuentes de ingreso. Así habló el director de la DIAN con EL TIEMPO.

La justificación de otra ‘amnistía’

¿Por qué se llama ley de financiamiento si en el grueso es una reforma tributaria estructural?

El tema de hacer una reforma estructural se ha usado en el pasado y genera frustraciones. Estructural se relaciona con cambiar el estatuto tributario, volverlo a escribir, lo que genera traumatismos desde el punto de vista del sistema tributario no deseables para los países. La ley de financiamiento que necesitamos es la que nos ayuda con instrumentos de simplicidad del sistema.

¿Qué justificación tiene volver al impuesto de normalización (amnistía)? Siempre se premia al que evade…

La normalización tributaria fue revisada por la Corte. Es un impuesto. Lo emitiríamos por una sola vez. Se justifica porque tenemos un nuevo Gobierno, una nueva expectativa, una nueva visión de futuro.

Hay muchas personas que tienen sus patrimonios en el exterior. Hubo una oportunidad, pero toda la gente no se metió porque había incertidumbre. No se sabía para dónde iba el país. Hoy hay más confianza. Lo importante es darles la oportunidad a esas personas para que se normalicen, que paguen un 13 por ciento de los patrimonios que tienen en el exterior si los quieren dejar allá. Pero si se comprometen a invertirlos en una actividad económica que sea permanente y perdure por un tiempo, solo pagarían el 6,5 por ciento, la mitad.

Así se barajan las cuentas para el IVA

El IVA a toda la canasta familiar inquieta, pero ¿acaso no está gravada casi toda?

Tenemos que buscar un sistema tributario más equitativo. El beneficio tributario de tener bienes excluidos del IVA lo está aprovechando el que más recursos tiene. No los pobres.

Cuando se hace el cálculo de universalizar el IVA para evitar la informalidad y la evasión, se encuentra que representaría 15 billones de pesos en recaudo adicional. La gente de los estratos 1, 2 y 3 solo pagan 1,2 billones de ese total. Eso significa que el beneficio del IVA se lo estamos dando al que puede pagar, no a los pobres.

Si se quiere reactivar el consumo, un IVA del 19 por ciento a todo desestimula el comercio. Se estudia universalizar el IVA, pero bajarle un punto, a 18, luego a 17, e incluso llegar de nuevo al 16 por ciento. A los pobres, devolverles lo pagado. ¿Cómo? Vía Familias en Acción o dando la cédula para que verifiquen que es del Sisbén y pueda recibir la devolución automáticamente.

¿Qué medidas habrá alrededor del impuesto de renta de las personas?

En torno a este impuesto, no vamos a bajar el umbral a partir del cual van a declarar las personas naturales, pero sí ampliaremos la base gravable. ¿Con quiénes?, con los informales, con los que no cumplen, con los que evaden.

Vamos a simplificar el régimen de personas naturales. Eso de tener cinco cédulas, no. Una sola cédula con sistemas más sencillos de entender para que puedan cumplir de forma más sencilla.

Además, hoy la tabla de tributación de las personas naturales va hasta el 33 por ciento. Vamos a crear otro rango para los que ganan más de 28 millones, de hasta 35 por ciento, y los que ganan más de 50 millones, del 37 por ciento.

Se mantiene la idea de bajarles impuestos a las empresas…

Ya los impuestos a las empresas se han bajado mucho. Hace 4 años pagaban 43 por ciento, y bajó al 40, al 37, al 33. Ahora tenemos que asegurar que no se ahorque a las que empiezan. Hay impuestos transaccionales como el GMF (4 × 1.000), el ICA, que hacen que las tarifas efectivas estén en el 70 por ciento. Lo que queremos es bajar la tarifa efectiva, no necesariamente la tarifa nominal.

Algunas pensiones deben aportar

Otro tema sensible son las pensiones. ¿Qué hará?

Es un tema que se está estuDIANdo. Los ahorros en pensiones no son gravados hasta 33 millones de pesos. Eso es casi 400 millones de pesos al año. Los pensionados usan carreteras, tenemos que lograr que algunos que ganan mucho, paguen algo para sacar adelante los proyectos de Colombia.

¿El 4 × 1.000 sigue?

Más que un impuesto adicional, debe ser un mecanismo de recaudo del impuesto sobre la renta. En eso estamos trabajando. Pero tenemos que estimar si logramos todas las fuentes de financiación necesarias para dar estos avances a fin de mejorar el sistema tributario.

Un punto clave, la DIAN y su modernización…

Encuentro una DIAN con 9.623 funcionarios. Según el estudio de Función Pública, deberíamos tener 17.000. Ahí tenemos un rezago. Por otra parte, de esos 9.623, el 40 por ciento está prepensionado. En cualquier momento tendremos 4.000 menos. Tenemos que salir a formar el relevo generacional.

La mejor inversión que podemos hacer en la empresa más grande del Estado, porque es la que nos da los ingresos, es invertir en la modernización tecnológica de la entidad. Está probado, con los estudios del BID y experiencias de otros países, que la modernización incrementa el recaudo entre 3 y 5 puntos del PIB. Eso es entre 30 y 50 billones de pesos, que serían entre 5 y 10 reformas tributarias.

Habrá un tribunal fiscal y sistema de análisis de riesgo

Para que todas las propuestas de la ley de financiamiento se materialicen, principalmente las relacionadas con el control de la evasión, se requiere ajustar el sistema normativo en materia tributaria, y en esto, el director de la DIAN, José A. Romero, tiene alternativas revolucionarias.

Por ejemplo, según confirmó el funcionario, se busca establecer procedimientos para hacer devoluciones automáticas y solo fiscalizarlas si el sistema de riesgo así lo señala. “En la modernización de la DIAN, uno de los elementos fundamentales es el sistema de análisis de riesgo, que le facilitará la relación con la DIAN al que le cumple al país”.

Esto implica que la fiscalización se hará a partir del cruce de información con todas las bases de datos de la web, de la DIAN y entidades gubernamentales (uso de big data). “Con esas bases se deberán hacer unos algoritmos y determinar en qué contribuyentes hay riesgo”.

 Si se fiscalizan menos personas porque las demás, por su buen comportamiento tributario, generan confianza a la autoridad, se pueden simplificar los procedimientos. “Que el procedimiento en línea, para el cumplimiento de las personas naturales funcione como un banco. Que si no alcanzó a presentar la declaración, pueda pedir una extensión de plazo”, indicó Romero.

Para facilitar el comercio exterior, aunque en el país se estableció un Estatuto Aduanero, al decir del director de la DIAN, “han pasado 4 años y no se ha podido implementar, porque está la norma, pero no el sistema, ni la gente ni la formación”.

En ese sentido, se busca que un procedimiento aduanero para legalizar una mercancía, que hoy se demora 10 días, pueda hacerse en 2 o 3 días de acuerdo con estándares internacionales.

En términos de justicia tributaria, se creará un tribunal fiscal independiente, con magistrados bien formados, académicos. Como una especie de corte administrativa.

Fuente: El Tiempo

Imagen: www.Latinlawyer.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *