Dignificando nuestra profesión: confianza e integridad

Como contadores sabemos que somos dadores de confianza, la cual debe guiar nuestro quehacer contable a desarrollar un ejercicio basado en la ética profesional y las buenas prácticas. Durante el año 2020, hemos tenido que enfrentar diferentes acontecimientos que nos llevaron a realizar cambios disruptivos en las rutinas, en la manera de hacer las cosas, de concebir el ejercicio de la profesión contable desde una óptica virtual, a distancia, acomodándonos a los requisitos, pero siempre con el deseo de seguir haciendo las cosas del modo correcto, entregar resultados y cumplir con todas las obligaciones que derivan la puntualidad y el buen ejercicio de la profesión. Aun así los contadores seguimos luchado por defender la contabilidad.

El presente artículo quiere resaltar y dar un aplauso bien merecido a:

  • Los profesionales que a pesar de las circunstancias mantuvieron el ejercicio de su profesión en las empresas.
  • Los contadores que acompañaron los momentos tristes, de incertidumbre, de pocas ventas.
  • Las empresas que tuvieron que cesar sus actividades por efectos de los decretos establecidos para prevenir el aumento del contagio durante la emergencia económica.
  • Los contadores que, desde sus lugares de vivienda, mezclando la vida con sus seres queridos y en encerramiento continuo, prestaron su servicio profesional de modo eficiente, a tiempo y con responsabilidad.
  • Los contadores que entregaron la información puntual y completa para que el empresario pudiera tomar decisiones.
  • Los contadores que con responsabilidad acompañaron el proceso de cumplimiento de las obligaciones tributarias y fiscales.
  • Los contadores que firman los balances con la tranquilidad de que las cifras allí consignadas son las correctas.
  • Los contadores que no temen hacer una salvedad, observación o recomendación cuando es necesario.
  • Los contadores que se esfuerzan por compartir sus conocimientos sin fines lucrativos, proponiéndose que los demás tengan la oportunidad de preguntar, aclarar dudas y reafirmar conocimientos.
  • Los contadores que buscan espacios de formación participativa profesional con el fin de socializar conocimientos y experiencias sin fines lucrativos.
  • Los contadores que se esmeran por guiar al empresario al cumplimiento de sus obligaciones con ética, honestidad y responsabilidad social.
  • Los contadores que trabajan por defender la profesión.
  • Los contadores que se reinventaron haciendo las cosas con la misma eficiencia y calidad, pero de modo diferente.
  • Las firmas que siguen apoyando el buen ejercicio de la profesión.
  • Los contadores que muestran los resultados verdaderos de las empresas, que prefieren renunciar y denunciar a ser cómplices de una actuación indebida.
  • A ti, colega contador, que haces parte de nuestra familia y que, con esmero y dedicación buscas cada día una mejor profesión.

La invitación es a que sigamos luchado cada día para unir esfuerzo entre todos, hacer de nuestra profesión un legado de responsabilidad, honestidad, transparencia, ética y confiabilidad.

Todos los contadores podemos contribuir a que nuestra profesión sea reconocida y dignificada por la importancia de lo que suministramos a los empresarios y a la sociedad.

Dar confianza e integridad con responsabilidad nos lleva a dignificar nuestra profesión.

Redacción INCP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *