Disposiciones de la NIA 315 para identificar y evaluar riesgos de errores materiales en estados financieros


normasauditoriaLa NIA 315 establece la normatividad y la responsabilidad para el auditor de hallar y evaluar los riesgos de errores materiales presentes en los estados financieros. En su sección de anexos, la norma presenta factores, aspectos, hechos, etc., que podrían sugerir la existencia de riesgos de errores o circunstancias a tener en cuenta en el estado financiero de una entidad.

Redacción INCP a partir de artículo publicado por Auditool 

Para mayor información, puede referirse al artículo titulado “30 Condiciones y hechos que pueden indicar la existencia de riesgos de errores o irregularidades en los estados financieros” de la fuente Auditool.  

30 Condiciones y hechos que pueden indicar la existencia de riesgos de errores o irregularidades en los estados financieros 

La Norma Internacional de Auditoria 315 presenta la responsabilidad del auditor de identificar y evaluar los riesgos de error material en los estados financieros, mediante en entendimiento de la entidad, su entorno y control interno. Este entendimiento es un proceso continuo y dinámico de obtención, actualización y análisis de información durante la auditoria, que le permite al auditor planear la auditoría y evaluar los riesgos.

La NIA 315, en uno de sus anexos, nos presenta una serie de ejemplos de condiciones y hechos que pueden indicar la existencia de riesgos de errores o irregularidades en los estados financieros. Los siguientes ejemplos no pretenden abarcar la totalidad de situaciones. El auditor debe utilizar su juicio profesional en la identificación de dichos riesgos de acuerdo con las condiciones particulares de la entidad auditada. 

  1. Operaciones en regiones económicamente inestables; por ejemplo, en países con significativa devaluación de la moneda o con economías muy inflacionistas.
  2. Operaciones expuestas a mercados volátiles; por ejemplo, comercio con futuros.
  3. Operaciones sujetas a un alto grado de regulación compleja.
  4. Problemas de empresa en funcionamiento y de liquidez, incluida la pérdida de clientes significativos.
  5. Restricciones en la disponibilidad de capital y de créditos.
  6. Cambios en el sector en el que opera la entidad.
  7. Cambios en la cadena de suministros.
  8. Desarrollo u oferta de nuevos productos o servicios, o cambios a nuevas líneas de negocio.
  9. Expansión a nuevas ubicaciones.
  10. Cambios en la entidad, como importantes adquisiciones o reorganizaciones u otros hechos inusuales.
  11. Probabilidades de venta de entidades o de segmentos de negocio.
  12. Existencia de alianzas y de negocios conjuntos complejos.
  13. Utilización de financiación fuera de balance, entidades con cometido especial y otros acuerdos de financiación complejos.
  14. Transacciones significativas con partes vinculadas.
  15. Falta de personal con las cualificaciones necesarias en el área contable y de información financiera.
  16. Cambios en personal clave, incluida la salida de ejecutivos clave.
  17. Deficiencias en el control interno, especialmente las no tratadas por la dirección.
  18. Incongruencias entre la estrategia de TI de la entidad y sus estrategias de negocio.
  19. Cambios en el entorno de las TI.
  20. Instalación de nuevos y significativos sistemas de TI relacionados con la información financiera.
  21. Indagaciones sobre las operaciones de la entidad o de sus resultados financieros realizadas por organismos reguladores o gubernamentales.
  22. Incorrecciones anteriores, historial de errores o un elevado número de ajustes al cierre del periodo.
  23. Número significativo de transacciones no rutinarias o no sistemáticas, incluidas transacciones intergrupo e importantes transacciones generadoras de ingresos al cierre del periodo.
  24. Transacciones registradas sobre la base de las intenciones de la dirección; por ejemplo, refinanciación de la deuda, activos mantenidos para la venta y clasificación de los valores negociables.
  25. Aplicación de nuevos pronunciamientos contables.
  26. Mediciones contables que conllevan procesos complejos.
  27. Hechos o transacciones que implican una incertidumbre significativa de medición, incluidas las estimaciones contables.
  28. Litigios y pasivos contingentes pendientes; por ejemplo, garantías post-venta, garantías financieras y reparación medioambiental.
  29. Poder de negociación de los clientes
  30. Otros sugeridos por el lector en la parte inferior 

Fuente: Auditool

play30

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *