El ciclo de los estados financieros no termina con su divulgación