El mejor antídoto es el carácter de los revisores fiscales