En el plano internacional hay una gran presión de los inversionistas institucionales y de los analistas de inversiones por lograr que las empresas emitan