En octubre se hablará de las prioridades ambientales para América Latina y el Caribe para los siguientes 20 años

tecnologias-verdesEn octubre de este año se realizará una reunión llamada “Hábitat III”, la cual tendrá lugar en Quito, Ecuador. Allí los representantes de los países pertenecientes a América Latina y el Caribe discutirán sobre siete prioridades a nivel ambiental que se considera relevante tratar y prestar atención a su manejo. Con estas consideraciones los países de la región plantearán la agenda urbana mundial para los siguientes 20 años. 

Redacción INCP a partir de artículo publicado por El Tiempo 

Para mayor información, puede referirse al artículo titulado “Las siete prioridades de Latinoamérica en los próximos veinte años” de la fuente El Tiempo.  

Las siete prioridades de Latinoamérica en los próximos veinte años 

Siete son las prioridades que los gobiernos locales de América Latina y el Caribe consideran prioritario en la Declaración de Toluca (México), documento en el cual hacen recomendaciones para que se tomen en cuenta en Hábitat III, reunión que se llevará a cabo en Quito (Ecuador) en octubre (2016) y en la que se fijará la agenda urbana mundial para los próximos 20 años.

En el documento publicado el pasado 20 de abril, se plantearon los temas claves para cumplir con el 11° objetivo de desarrollo sostenible, que es “lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles”, pues es en las urbes donde se espera que viva el 70 % de la población mundial en el 2050. En el caso de América Latina, será cerca del 90 %.

El primer elemento clave es la planeación urbana, que permita el crecimiento equitativo de las ciudades, la calidad de vida y la competitividad. Un segundo elemento es la gobernanza, que requiere una articulación entre ciudades, regiones y áreas rurales.

La garantía de una vivienda adecuada y digna es la tercera prioridad, y esto exige acceso a servicios públicos y una “política integral de suelos que tenga en cuenta el aprovechamiento del territorio urbanizado” y la regularización de asentamientos informales.

Esto va de la mano de un cuarto elemento, que es el acceso al agua y al saneamiento básico; y de un quinto: la movilidad sostenible para que las comunidades se integren a los polos de desarrollo y prioricen los modos limpios, es decir, los desplazamientos en bicicleta y a pie.

La gestión del suelo se constituye en la sexta prioridad, para evitar la segregación, mitigar el riesgo, propiciar el crecimiento ordenado y la captura de valor, y crear espacio público.

Por último, pero no menos importante, los mandatarios pidieron prestar especial atención al medioambiente, al cambio climático y la resiliencia. Esto implica generar energías limpias, manejar en forma adecuada residuos sólidos y preparar mecanismos para que las ciudades se recuperen de las crisis que surjan por desastres ambientales.

En la declaración, disponible en la página web de Hábitat III, se dan además pautas sobre los instrumentos que se crearán para poder implementar esta agenda urbana.

play30

Fuente: El Tiempo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *