¿En qué se gastan los colombianos sus cesantías?

De acuerdo con el estudio hecho por la Misión de Empleo, que contrató el Gobierno y que el miércoles 12 de enero presentó sus resultados, los colombianos prefieren usar las cesantías para vivienda y educación, pocos la ven como una alternativa al desempleo. Por ejemplo, en el caso de Porvenir, de los 3,4 billones de pesos retirados en el 2021, 1,27 billones se usaron en la compra de vivienda, lo que implicó un aumento de 22,7% frente al año anterior. En Protección, donde los retiros de cesantías en 2021 sumaron más de 2,5 billones de pesos, 55% se usó para vivienda. La pandemia llevó a que la segunda razón de retiro sea por desempleo, pero esto no varía el uso histórico encontrado.

Redacción INCP a partir de la nota publicada en Semana

Para más información consulte el artículo titulado “Cesantías: ¿en qué se las gastan los colombianos y por qué proponen restringir su uso?” publicada en Semana

Cesantías: ¿en qué se las gastan los colombianos y por qué proponen restringir su uso?

Aunque desde 1945 cuando se instauraron las cesantías en Colombia, se buscaba que estas se convirtieran en un ayuda para los trabajadores que quedaban desempleados, imitando el concepto de seguro de desempleo que existe en otros países, ese objetivo no se ha logrado. La razón es que la mayoría de los empleados que reciben esta prestación social, que son aquellos que devengan hasta 10 salarios mínimos mensuales, prefieren usar ese ahorro para otros fines permitidos por ley, en lugar de dejarlo guardado para un momento de emergencia.

El resultado es que, en promedio, el 66 % de los recursos que las empresas consigan anualmente a sus empleados como cesantías es retirado para vivienda o educación y, cuando la persona los necesita por desempleo, por lo general no tienen nada en su cuenta individual.

Por este motivo, la Misión de Empleo, que contrató el Gobierno y que el miércoles 12 de enero presentó sus resultados, propone que las cesantías se destinen exclusivamente a su propósito original, de tal manera que el trabajador pueda acumular y disponer de los recursos cuando se separa de la empresa por cualquier motivo (Vale la pena recordar que cada persona tiene una cuenta de cesantías distinta con cada empleador con el que trabaja).

“La alta rotación en el empleo en Colombia implica que se acumulan pocos recursos en las cuentas individuales de cada trabajador, amén de que se permite su uso para múltiples fines; de hecho, alrededor de dos terceras partes se destinan a la vivienda o la educación, entre otros. El resultado es que, para la mayoría de los trabajadores, la protección contra la separación de las empresas es inexistente o insuficiente”, sostiene el informe de la Misión.

Resultados recientes

En el caso del Fondo de Pensiones y Cesantías Porvenir, que es el más grande del país, entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2021, los retiros por concepto de cesantías sumaron 3,4 billones de pesos, lo que representa un aumento de 10,4 % frente a los retiros de 2020.

En medio de un año histórico para la venta de vivienda, muchos de los afiliados a Porvenir usaron sus cesantías para adquirir su techo propio. De los 3,4 billones de pesos retirados, 1,27 billones se usaron en la compra de vivienda, lo que implicó un aumento de 22,7 % frente al año anterior.

En Protección, en donde los retiros de cesantías en 2021 sumaron más de 2,5 billones de pesos, 55 % se usó para vivienda. Tanto en este fondo, como en Porvenir, el segundo mayor motivo de retiro de cesantías fue la terminación de contrato. En Porvenir, 1,23 billones de pesos se destinaron a ese rubro y fueron pedidos por 677.125 personas. Este concepto, comparado con 2020, tuvo una variación de 5,9 %.

“Las cesantías son sin duda el colchón predilecto con el que pueden contar los trabajadores en nuestro país, para tener con mayor certeza un impulso a la hora de proyectar sus sueños y una reserva en periodos difíciles. Es por esto que desde Protección reiteramos nuestra invitación a elevar la cultura de ahorro en Colombia y aprovechar temporadas como estas de consignación de cesantías para poder construir ese capital que nos permitirá escribir el futuro que se quiere, un futuro en el que también es fundamental poder contar con un respaldo que nos permita tener bienestar en momentos retadores, que como aprendimos en medio de la coyuntura, pueden llegar inesperadamente”, señala Juan David Correa, presidente de Protección.

Otros usos

Las reparaciones locativas son otro de los usos permitidos para las cesantías y hasta no hace mucho tiempo se habían convertido en un hueco, a través del cual, algunos trabajadores hacían trampas presentando cotizaciones falsas con tal de sacar el dinero y gastarlo en otros fines no autorizados. No obstante, cada vez hay más controles por parte de los empleadores para comprobar que las cesantías, en efecto, sean para remodelaciones o reparaciones de la vivienda.

Para ese fin, en Porvenir se realizaron desembolsos por 561.069 millones de pesos el año pasado, así como 250.279 millones para educación del trabajador, sus hijos o dependientes. En Protección, 11 % de los retiros fueron para educación.

Es importante tener en cuenta que el próximo 14 de febrero vence el plazo para que los empleadores consignen las cesantías de 2021, las cuales corresponden a un mes de salario por cada año laborado, incluyendo el auxilio de transporte (para aquellos trabajadores que les aplique). Estas también pueden ser proporcionales, dependiendo del tiempo trabajado.

Así mismo, las empresas tienen hasta el 31 de enero para pagarles a sus empleados los intereses de las cesantías, los cuales corresponden al 12 % del valor de las cesantías del año anterior.

Fuente: Semana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *