Es importante tanto lo que se dice como lo que se deja de decir