Es necesario que los contadores asuman la posición de críticos públicos de la legislación