Estas prohibiciones o impedimentos están consagrados en la ley y no creemos que pueda haber otro medio para hacerlo, porque la capacidad de opinar es una garantía constitucional.