Hay mucho por hacer, más allá de la convergencia