Inamovibles y modificaciones de la reforma tributaria que llegará a primer debate

Desde que el Gobierno Nacional radicó el pasado 8 de agosto el proyecto de reforma tributaria se han presentado propuestas, discusiones y análisis claros por parte del Congreso, gremios, la academia y la misma ciudadanía frente a las acciones a seguir y la necesidad de dicho proyecto. Durante el proceso, y las cinco semanas que han pasado desde su presentación, el ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, ha sido muy claro acerca de los elementos que el gobierno está dispuesto a negociar y cuáles se mantienen firmes de presentar en el primer debate del Congreso.

Para empezar, el ministro mantiene firme el monto de $25 billones que se busca recaudar con el proyecto, pues considera que el país necesita los recursos para cumplirle las propuestas a la ciudadanía. Agregado a esto, también se ha vuelto inamovible el impuesto a la renta a personas naturales de ingresos mayores a $10 millones al mes, lo cual ha tenido diversas críticas pero que Ocampo ha calificado como una medida necesaria para el recaudo. Además, ratifica que el dinero que se busca tributar se puede cumplir a partir de los impuestos a las personas naturales con altos ingresos, y a las empresas de petróleo y carbón con los impuestos adicionales que se plantean.

A pesar de que la reforma mantiene su esencia a grandes rasgos, son varios los cambios acordados con diferentes actores claves. Por ejemplo, se propone prescindir el artículo de la reforma acerca de eliminar los beneficios a los precios de los combustibles en zonas de frontera, a cambio de un mayor control de estos para que la gasolina subsidiada beneficie realmente a la población.

Otra de las propuestas que tendrá modificaciones será el del impuesto de 10 % a los alimentos ultraprocesados, pues se está viendo juntamente con el ministerio de Salud cómo pueden racionalizar la lista de alimentos y escoger aquellos que tendrán el impuesto. Así mismo, Ocampo confirmó que se eliminará el proyecto que buscaba gravar las exportaciones extraordinarias de oro con una tarifa del 10 %; y que el impuesto 4×1000 se mantendría, pero no sin antes conversar con los bancos.

Redacción INCP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *