La auditoría interna y su alianza con las nuevas tecnologías para un futuro promisorio

Recientemente PwC presentó un informe en el que se reflexiona sobre el papel de la tecnología en el desarrollo de la auditoría interna, y en el que se recogen las opiniones de 2.500 consejeros, profesionales de la auditoría y ejecutivos de 92 países. De acuerdo a este informe, un elemento trascendental para el correcto desarrollo de la auditoría interna es la adaptación de sus profesionales a los cambios tecnológicos, mediante el uso de las tecnologías aplicadas, el análisis avanzado de datos y la inversión en soluciones tecnológicas. Asimismo, y con base a ello, el informe concibe que las ocho tecnologías esenciales para una compañía son: la realidad aumentada, Internet de las cosas, realidad aumentada, realidad virtual, blockchain, inteligencia artificial, impresión 3D, Drones y robótica. Además, este estudio concibe que la auditoria interna debe reaccionar en tres planos fundamentales: asesorar a la organización sobre cuál es la mejor manera de aprovechar las nuevas tecnologías, vigilar los nuevos riesgos asociados a las tecnologías emergentes e innovar en sus sistemas y procedimientos internos mediante el uso de nuevos desarrollos. Por lo tanto, se plantea la necesidad de realizar una autoevaluación del estado en que se encuentra nuestra auditoría interna y el impacto que tendrán a mediano plazo las nuevas tecnologías, en la búsqueda de minimizar el impacto de la nueva era.

Redacción INCP a partir del artículo publicado por MurciaEconomía. 

Para mayor información, puede leer el artículo:” La profesión de Auditoría Interna en la era de las nuevas tecnologías”, de la fuente MurciaEconomía.

La profesión de Auditoría Interna en la era de las nuevas tecnologías 

¿Está el mundo de la Auditoría Interna preparado para la nueva era de la tecnología? Inteligencia artificial, drones, robótica, realidad virtual… ¿Son conceptos con los que ya estamos familiarizados o creemos que Sarah Connor y su androide T-800 eran sólo ficción?

Recientemente desde PwC hemos publicado el informe sobre la Profesión de Auditoría Interna en el que se recoge la opinión y la creciente preocupación sobre los riesgos asociados a las nuevas tecnologías de 2.500 consejeros, altos ejecutivos y profesionales de la auditoría de 92 países, además de entrevistas en profundidad con 50 directivos.

Este informe versa sobre como las nuevas tecnologías están cambiando la forma de hacer negocios y creando oportunidades para las empresas en forma de nuevos productos y servicios, mercados y organizaciones, y como al mismo tiempo, estas nuevas tecnologías están provocando la emergencia de nuevos riesgos para las empresas.

La Auditoría Interna en las compañías juega un papel crucial de equilibrio y control del riesgo, contando únicamente un 14% de las empresas con áreas de auditoría interna tecnológicamente avanzadas.

Para que la función de auditoría interna pueda continuar aportando valor es necesario que sea capaz de entender el impacto que la innovación tecnológica está teniendo en las compañías, gestionar los riesgos que comportan y poner en marcha los controles necesarios. Un aspecto crítico para el correcto desarrollo de la función de auditoría interna es la adecuada adaptación de sus profesionales a los cambios tecnológicos mediante formación continuada en el uso de las tecnologías aplicadas, apostando fuertemente por el análisis avanzado de datos e invertir en soluciones tecnológicas.

Según el informe citado, las ocho tecnologías esenciales que deberían formar parte de una compañía serían: Internet de las cosas, Realidad aumentada, Realidad virtual, Blockchain, Inteligencia artificial, Impresión 3D, Drones y Robótica.

Ante la velocidad y profundidad del cambio tecnológico, el área de Auditoría Interna debería reaccionar en tres planos fundamentales:

  1. Vigilar los nuevos riesgos asociados a las tecnologías emergentes (por ejemplo, el riesgo de que un dron dañe a una persona al entregar un paquete a domicilio) y poner en marcha los controles necesarios para gestionarlos.
  1. Asesorar a la organización sobre cuál es la mejor manera de aprovechar las nuevas tecnologías para potenciar su impulso innovador y su capacidad de competir.
  1. Innovar en sus sistemas y procedimientos internos mediante el uso de nuevas tecnologías, así como mejorar su nivel de eficiencia con el uso de herramientas de colaboración y de análisis avanzados de datos.

El estudio divide a las áreas de auditoría interna de las empresas en tres grupos: evolvers –las tecnológicamente avanzadas-, followers -algo más retrasadas- y observers -con un uso marginal de las tecnologías-. Las primeras son un ejemplo a seguir y se caracterizan, entre otras cosas, por el uso de las últimas tecnologías, las cuales aplican para el análisis y monitorización; invierten en información tecnológica o tienen la correcta mezcla de capacidades tecnológicas, operativas y financieras.

Es necesario, por tanto, hacer una autoevaluación de en qué estado se encuentra nuestra área de Auditoría Interna, de qué manera le pueden afectar y el impacto que van a tener a un corto y medio plazo la llegada de las nuevas tecnologías, y una vez vista la foto, ponernos a trabajar para controlar y minimizar el impacto de la “nueva era”.

Ver: 2018 State of the Internal Audit Profession Study 

Fuente: Cristina Navarro* – MurciaEconomía
Senior Manager de Auditoría en PwC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *