La competencia profesional que todo contador requiere


2Las estrategias empresariales son la base del éxito de los negocios, son el hilo conductor de la organización reflejado en los planes de desarrollo, los cuales traen metas e indicadores que revelan su medición. En cada unidad de negocio la contabilidad está presente de forma transversal, esto constituye una ventaja diferenciadora frente a otras profesiones, lo que es la oportunidad para aplicar la competencia profesional de manera efectiva en beneficio de la organización y de la cadena de valor de la que se forma parte.La competencia profesional de acuerdo con la IES 6 de IFAC está compuesta por los conocimientos, las habilidades, los valores, la ética y la actitud; con todas estas cualidades, el profesional podrá realizar sus funciones competentemente. Estas habilidades se desarrollan en la medida en que se adquiere mayor experiencia con la práctica, asimismo el profesional adquiere el compromiso de estar en constante actualización y aprendizaje de por vida.

La profesión sirve al interés del público, así que demanda de la garantía y aseguramiento del trabajo, en ese sentido lo ideal es poder contar con una meta de desarrollo profesional continuo que contribuya al crecimiento integral.

En lo relativo aseguramiento y auditoría, el IFAC a través de la IES 8 prescribe los requisitos de competencia para los auditores profesionales, entre los que se encuentra calificarse como contadores profesionales, tener el título universitario profesional de contador y estar preparado en el área específica: esto es auditoría de información financiera histórica a un nivel avanzado, presentación de informes  así como formación con desarrollo de tecnologías de la información. Además de esto, los auditores, bajo el nuevo esquema de estándares, pueden requerir conocimiento (IFAC, Manual de pronunciamientos internacionales de formación, IES 8 – sección 2) en las Normas Internacionales de Control de Calidad (ISQC, por sus siglas en inglés), Las Normas Internacionales de Trabajos de Revisión (ISRE, por sus siglas en inglés), Las Normas Internacionales de Trabajos de Aseguramiento (ISAE, por sus siglas en inglés), y Las Normas Internacionales de Servicios Relacionados (ISRS, por sus siglas en inglés).

La norma de control de calidad es aplicable para las firmas de contadores que desarrollan auditorias y revisiones de información financiera, trabajos para atestiguar y otros servicios relacionados. Esta norma establece que en estas entidades se requiere instaurar un sistema de control interno con el cual se logre una seguridad razonable de que la firma y su personal cumplen con las normas profesionales, la regulación y que los informes son apropiados de acuerdo con las circunstancias de la entidad auditada; Además siempre están presente el desempeño del trabajo y los requisitos éticos relevantes.

En general, es sumamente importante que los profesionales en contabilidad y en auditoría dimensionen el contexto ético, cumpliendo los principios fundamentales del código de ética de IFAC (Adoptado en Colombia mediante la ley 1314 de 2009, reglamentada por el decreto 0302 de 2015) los cuales son:

  1. integridad
  2. objetividad
  3. competencia profesional y diligencia
  4. confidencialidad
  5. comportamiento profesional

Además, es clave que el profesional pueda salir a delante cuando se le presenten dilemas éticos que ponen a prueba su juicio y actuación; la independencia debe primar para no perder la objetividad sobre las circunstancias.

El liderazgo también es motor de éxito profesional, es un pilar básico para asegurar el logro de los objetivos de manera asertiva, crear un entorno laboral con vínculos fuertes con el líder hace que el equipo sea altamente competitivo y productivo.

Es responsabilidad de todos velar por mantener la competitividad y el espíritu de hacer grande la profesión contable.

¡Feliz día Contador Público!

Redacción INCP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *