La historia muestra que los que han honrado sus garantías son prósperos