La investigación histórica muestra una clara evolución de la teneduría