La personalidad de los contadores determina la calidad del trabajo