Las exigencias de imparcialidad y de objetividad implican que un funcionario no puede guiar sus actos por sus simpatías o antipatías

Hernando Bermúdez Gómez

Tomado de CONTRAPARTIDA

Número 3922 noviembre 5 de 2018

Publicación del Departamento de Ciencias Contables de la Pontificia Universidad Javeriana

Ver artículo completo>>>.