Las normas internacionales de información financiera y su correcta aplicación

La información financiera es una herramienta de máxima importancia en las empresas, ya que de ella depende la correcta toma de decisiones por parte de los socios o accionistas. En los últimos años, la economía mundial ha crecido de manera acelerada y con ella se han generado cambios radicales en las operaciones transnacionales, sobre todo en donde se ven involucrados los instrumentos financieros.

Ante esto, existe una regularización para que la presentación de esta información sea uniforme y entendible, dicha estandarización es regida por las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF).

Los cambios han venido desde hace muchos años. En un principio se manejaban 9 principios de contabilidad generalmente aceptados (PCGA), posteriormente se realizó el cambio a 8 postulados básicos de contabilidad financiera, los cuales se encontraban en las NIF (Normas de Información Financiera), emitidos por el CINIF (Consejo Mexicano para la Investigación y Desarrollo de las Normas de Investigación Financiera), aún vigentes; sin embargo, debido a la apertura tan acelerada de los mercados internacionales, se están implementando las NIIF.

Dichas normas sufrieron modificaciones importantes para el presente año, estando sus principales cambios en la aplicación y utilización de instrumentos financieros, los cuales cada vez son más comunes en cualquier operación de compra y venta, cuando anteriormente solo se veía en operaciones transnacionales o con empresas del extranjero, quienes lo usaban para la protección de la fluctuación cambiaría por el manejo de diferentes divisas.

En México, los cambios en materia fiscal que se han presentado, como lo son la reforma fiscal de 2014 y las modificaciones que se presentan cada año, tienden a estar cada vez más enfocados en la adopción de las Normas Internacionales de Información financiera.

Las modificaciones o adecuaciones que se hacen a las NIIF (Normas Internacionales de Información Financiera), se justifican por el cambio en la manera de hacer los negocios, donde se ha ido diversificando, con una aceleración en la forma de hacer operaciones, en las cuales no solo se interviene la compra y la venta, si no que entran otros mecanismos como el financiamiento e instrumentos financieros para realizar esta operación.

Los principales cambios se han presentado en:

  1. A) Instrumentos financieros

En el caso del nuevo estándar NIIF 9 para instrumentos financieros, se espera que implante mejoras al complejo modelo actual, al introducir una nueva clasificación de los mismos basándose en dos conceptos: las características de los flujos contractuales y el modelo de negocio de la entidad.

De esta forma, a diferencia de las cuatro categorías actuales para los efectos de valorización, la NIIF 9 distingue tres categorías que dependerán de cómo la entidad los gestiona, o sea, de acuerdo a su modelo de negocio, y la existencia o no de flujos de efectivo contractuales de los instrumentos y que la norma específica.

Las tres categorías serán:

  1. i) Instrumentos al costo amortizado,
  2. ii) al valor razonable con cambios en otro resultado integral, y
  3. iii) al valor razonable con cambios en pérdidas y ganancias.

Por otro lado, posiblemente el mayor cambio estará dado por el modelo, al aplicarlo para el deterioro de los activos financieros, ya que a diferencia del modelo de pérdida incurrida de la NIC 39, aplicada hoy, la NIIF 9 se basa en la pérdida esperada. A su vez, este nuevo modelo será único, no cómo en la actualidad donde hay uno para instrumentos al costo amortizado y otro para los instrumentos disponibles para la venta.

Con esta nueva normativa, será un desafió más que interesante efectuar la transición y la aplicación en aquellas entidades de los sectores no financieros.

  1. B) Arrendamientos

La nueva norma sobre arrendamientos -la NIIF 16- debiera producir importantes efectos en elementos de la posición financiera de las compañías, independiente del sector industrial. El gran cambio es que los arrendamientos que el NIC 17 Arrendamientos clasifica como alquileres operacionales ahora serán contabilizados de la misma manera que como los arrendamientos financieros, por lo que formarán parte del balance.

La administración, a partir de este cambio, tendrá que tomar algunas decisiones. Para ello, necesitará usar guías contenidas en el estándar que ayuden a determinar el tratamiento apropiado para los hechos y circunstancias particulares como, por ejemplo, diferenciar entre un servicio y un arrendamiento o entre una adquisición y un arrendamiento; y ponderar el efecto de las opciones para extender o terminar un arrendamiento, efectuar modificaciones al arrendamiento y los arrendamientos de tipo contingente.

Como hemos visto, los impactos posibles de la implementación de estos nuevos estándares contables, son y deberán ser materia de evaluación y análisis por parte de los directores y ejecutivos y deberá incluir al comité de auditoría, finanzas y contraloría, así como también deberá considerar la relación con inversionistas, entre otros.

Es por ello que resulta importante la actualización en el sentido de la normatividad financiera, por el constante desarrollo del modelo actual de negocios y los correspondientes cambios, de gran importancia, en materia de información.

Fuente: El Sol de Parral

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *