La característica distintiva de un proceso de certificación es la exigencia de aprobación de un examen