Los contadores deberían ser partidarios de la difusión de la información