Los contadores han reparado poco en este hecho que es importantísimo porque ahora la sociedad no está regida principalmente por el Código de Comercio, sino por su propio estatuto