Los principios no se agotan en las normas