Las empresas deben acelerar la integración de los ODS para lograr un impacto significativo en 2030

Las empresas deben acelerar la integración de los ODS para lograr un impacto significativo en 2030

A diez años de alcanzar el plazo establecido, la integración de metas, planificación y acciones a desarrollar resultan fundamentales para que las organizaciones puedan lograr avances en el cumplimiento de los objetivos nacionales, advierte un nuevo informe de PwC.

Un análisis realizado por PwC de más de 1000 informes publicados sobre organizaciones del sector público, privado y que cotizan en bolsa destaca que, restando solo diez años para cumplir con los plazos establecidos para los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), aún queda mucho por hacer si las empresas pretenden contribuir de manera significativa con los compromisos nacionales asumidos. Esta evaluación anual sobre los ODS analiza el nivel de integración de los Objetivos en: liderazgo, estrategia de negocios e informes, como un indicador del aporte fundamental de las empresas para alcanzar los compromisos asumidos por los gobiernos en 2030.

“Los Objetivos constituyen tanto un marco de gestión de oportunidades como de riesgo desde el punto de vista empresarial. Si bien las compañías no tienen que mencionar específicamente aquellos sobre los que están tomando medidas, sería conveniente mostrar las estrategias implementadas para abordarlos. Desafortunadamente, son muy pocos los casos en los que esto ocurre», comenta Diego López, socio de PwC especialista en Sustainability.

Cerca de 72 % de las organizaciones analizadas hacen referencia a los Objetivos en sus informes públicos y, un poco más de la mitad, en sus Memorias Anuales, pero solo 1 % de la muestra total reporta medidas cuantitativas para mostrar sus avances.

«A pesar de existir un crecimiento generalizado en la toma de conciencia, a menos que se progrese en las mediciones y en la elaboración de Reportes Integrados, no será posible identificar el avance y las políticas relevantes al nivel de detalle necesario para impulsar el desarrollo hacia el cumplimiento de los ODS”, agrega Diego López.

Pasaron cuatro años desde que los Objetivos de Desarrollo Sostenible fueran ratificados de manera unánime por los 193 Estados Miembro de la ONU como marco universal para lograr un modelo más sostenible de desarrollo para toda la sociedad civil. Si bien los gobiernos en todo el mundo tienen la responsabilidad final de cumplir con los objetivos, no se pueden lograr sin el apoyo de las empresas. Si bien existe un crecimiento generalizado en la toma de conciencia, el avance hacia el cumplimiento podría verse perjudicado por la falta de especificaciones en los Objetivos, las dificultades con las que cuentan las compañías para su integración dentro de la estrategia corporativa y la necesidad de contar con mejores mediciones de indicadores de desempeño.

De las compañías analizadas:

  • Uno de cada cinco líderes hizo referencia a los ODS en sus perspectivas para el año, lo que demuestra que comienzan a ganar importancia en las agendas de los directorios.
  • 59 % los mencionan como parte de su Reporte de Sostenibilidad mientras que un poco más de la mitad (51 %) lo hace en sus Memorias Anuales.
  • 14 % hace referencia a ODS específicos: de ellos, 39 % identifica ambiciones cualitativas y 20 % cuantitativas.
  • Solo 34 % de quienes los mencionaron (25 % de todas las compañías analizadas), lo hacen en las secciones de sus Reportes que abordan la estrategia de negocio.

La mayoría de las empresas ponen el foco en el objetivo “Trabajo decente y crecimiento económico”, pero los relacionados con los recursos naturales o el bienestar, que son cruciales para la sostenibilidad de las empresas, tienen menos relevancia.

“Las compañías están comenzando a priorizar los Objetivos que consideran relevantes, pero hay poca evidencia de una reflexión conjunta sobre cómo abordarlos. Aquellos relacionados con agua, suelo y energía conllevan riesgos y oportunidades estratégicas para casi todos los sectores; sin embargo, no son tenidos en cuenta en las estrategias a futuro ni en inversiones de negocio”, analiza Belén Zermatten, consultor sénior del área de Sustainability de PwC.

Ver: SDG Challenge 2019

Fuente: ComunicarSe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *