NIA 260 – Comunicación con los encargados del Gobierno Corporativo

gobierno-corporativoLa norma internacional de auditoría 260 relaciona la responsabilidad del auditor de mantener una comunicación con los encargados del gobierno corporativo de la entidad, y presenta un marco de referencia para el alcance de la comunicación identificando algunos asuntos específicos que el auditor debe comunicar.

La comunicación entre el auditor y los representantes de la entidad es indispensable durante el proceso de auditoría, debido a que permite que las dos partes obtengan un entendimiento de los asuntos relacionados con la auditoría y se establezca una relación constructivista que permite desarrollar la auditoría apropiadamente, sin afectar la independencia y objetividad del auditor.  Una buena comunicación reduce los riesgos de errores materiales en los estados financieros, debido a que los encargados del gobierno corporativo al entender y reconocer sus responsabilidades van a supervisar los procesos de la información financiera debidamente.

Existen situaciones en que el auditor debe asumir las responsabilidades legales establecidas, situaciones que le prohíben hacer comunicaciones especificas a los encargos del gobierno corporativo cuando se están desarrollando investigaciones o procesos sobre la entidad, y se exige la confidencialidad de la información por parte del auditor.

 

Asuntos que se deben comunicar

El auditor debe comunicar sus responsabilidades en el desarrollo de la auditoría de acuerdo con las normas internacionales de auditoría, responsabilidades que quedan registradas en la carta de compromiso que se firma al iniciar el trabajo de auditoría. Asimismo la responsabilidad de emitir una opinión sobre los estados financieros elaborados por la administración y supervisados por los encargados del gobierno corporativo. Para iniciar la auditoría el auditor deberá informar una visión general del alcance de la auditoría y programación a seguir, lo que permite que el gobierno corporativo entienda claramente el proceso de auditoría, y que el auditor entienda mejor la entidad y su entorno. Durante el desarrollo de la auditoría, el auditor deberá comunicar su opinión sobre asuntos de importancia relativa a cerca de los estados financieros, así como los asuntos y dificultades que se presentan que requieran de supervisión y análisis del gobierno corporativo de la entidad y hacer las representaciones escritas relevantes.

Fuente: Auditool – Por Vladimir Martínez R.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *