No entendemos cómo un revisor fiscal puede comprometer la vida de los afiliados a una EPS