No es fácil porque hay juegos de intereses y de poderes que ocurren dentro de las empresas