Para ser buen contador se requiere ser filósofo