Planificación de la auditoría de estados financieros según las NIA

plan-de-accion-en-auditoriaDe acuerdo con la Norma Internacional de Auditoría 300, la auditoría de estados financieros, requiere de una planificación adecuada para alcanzar sus objetivos en la forma más eficiente posible. Desde luego, la planificación detallada de algunos procedimientos no puede hacerse con exactitud si no se conoce el resultado de algunos otros. Por consiguiente, debe haber un plan inicial a ser revisado de manera continua y, en su caso, modificado, al mismo tiempo que se supervise el trabajo ya efectuado. El objetivo del auditor es planear la auditoría para que ésta sea realizada de manera efectiva. 

Objetivos de la planificación según las Normas Internacionales de Auditoría

La planificación implica elaborar la estrategia de auditoría de acuerdo con el tipo de trabajo a desarrollar con el propósito de minimizar los riesgos a un nivel aceptable para el auditor. Los objetivos de la planificación son:

  • Enfocar el trabajo en las áreas importantes
  • Resolver problemas potenciales de forma oportuna
  • Organizar y administrar, de forma apropiada, el trabajo de auditoría de modo que se desempeñe de manera efectiva y eficiente
  • Asistir en la selección de los miembros del equipo de trabajo con los niveles apropiados de capacidades, así como la competencia para responder a los riesgos previstos, y la asignación apropiada de trabajo a los mismos
  • Facilitar la dirección y supervisión de los miembros del equipo del trabajo, así como de la revisión de su trabajo
  • Asistir, cuando se aplicable, en la coordinación del trabajo hecho por auditores de componentes y/o especialistas.

Actividades preliminares al inicio de una planificación de Auditoría

La NIA 300 define algunas actividades preliminares al inicio de una planificación de auditoría:

  • Haber evaluado la continuidad de la relación con el cliente
  • Evaluar el cumplimiento de los requisitos éticos relevantes (Independencia y conflictos de intereses).
  • Aceptación de los términos del trabajo por parte del cliente.

Trabajos Iniciales – Clientes de Primer Año

De acuerdo con la NIA 510, cuando el auditor conduce un trabajo de auditoria inicial su objetivo es obtener suficiente evidencia apropiada sobre si los saldos iniciales contienen errores significativos que puedan afectar los estados financieros actuales, y si las políticas contables se han aplicado apropiadamente y los cambios se han registrado apropiadamente de acuerdo con el marco de referencia de información financiera aplicable.

Aspectos relevantes a tener en cuenta en la planificación de una Auditoría

  • Antes de iniciar nuestro proceso de auditoría debemos tener claros nuestros objetivos. Sugerimos que los objetivos estén alineados de acuerdo con el modelo COSO, dentro de las siguientes categorías:

 

  • Operacionales: utilización eficaz y eficiente de los recursos de una organización. (Por ej. Rendimiento, Rentabilidad, Salvaguarda de activos, etc.)
  • Información financiera: preparación y publicación de estados financieros fiables.
  • Cumplimiento: Cumplimiento de las leyes y normas aplicables.

 

El alcance de la auditoría debe estar encaminado a asegurar el cumplimiento de estos objetivos dependiendo el tipo de auditoría que realicemos. Ejemplo: para una auditoría financiera nuestro trabajo estará enfocado a evaluar el cumplimiento del objetivo relacionado con la preparación y publicación de estados financieros fiables y de cumplimiento. Para un trabajo de Revisoría Fiscal, tendremos que abarcar los tres objetivos enunciados en COSO (operacionales, de información financiera y cumplimiento)

 

  • La auditoría se debe realizar por personal que tenga un entrenamiento técnico adecuado y experiencia en auditoría. Es recomendable trabajar con un equipo multidisciplinario de acuerdo con las necesidades del cliente, el tipo de auditoría, y en lo posible, con experiencia en la industria. Ejemplos: Contadores, Abogados, Ingenieros de Sistemas, Ingenieros Industriales, Especialistas en Impuestos, Especialistas en temas de la Industria, etc.

 

  • En la planificación de la auditoría es vital lograr un entendimiento integral del negocio, del ambiente de la industria y externo, que facilite la identificación de riesgos. El número de riesgos significativos identificados es directamente proporcional al grado de entendimiento del negocio, su ambiente externo y de la industria. A mayor entendimiento, mayor es la probabilidad de identificar riesgos significativos. Los riesgos significativos son aquellos con una alta probabilidad de ocurrencia y un impacto significativo en los estados financieros.

 

  • En la planificación de la auditoría, nuestros esfuerzos deben ir encaminados principalmente a:

 

  • Identificar riesgos significativos del negocio y sus implicaciones en los estados financieros (provisiones en los estados financieros y/o revelaciones)
  • Identificar riesgos significativos de fraude y sus implicaciones en los estados financieros (Malversación de activos y/o información financiera fraudulenta)
  • Determinar las transacciones significativas que se registran en los estados financieros (rutinarias y no rutinarias)

 

  • Definir la materialidad de planificación. La materialidad de planificación le permite al auditor enfocarse en los aspectos relevantes de los estados financieros.

 

  • El entendimiento del negocio lo realizamos de arriba hacia abajo, por esto es importante entrevistarnos con la alta gerencia, para conocer sus objetivos, estrategias, los riesgos que pueden impedir que la compañía logre los objetivos y los controles que tiene para mitigar esos riesgos.

 

  • En la planificación de la auditoría el auditor debe complementar su trabajo mediante la realización de procedimientos analíticos preliminares que incluyan el análisis de indicadores, tanto financieros como no financieros, de rendimiento.

 

  • Dentro de la planificación de la auditoría, es recomendable efectuar un recorrido por las instalaciones físicas con el fin de comprender mejor el negocio y poder conocer el personal clave.

 

  • Es importante documentarnos lo mejor posible mediante información interna y externa:

 

Información Interna

 

  • Estatutos
  • Manuales de procedimientos
  • Políticas
  • Actas (Asamblea de Accionistas, Junta Directiva, Comités, etc)
  • Reportes de la gerencia a la junta directiva
  • Contratos
  • Correspondencia con entidades de vigilancia y control
  • Correspondencia con abogados
  • Certificado de Cámara de Comercio
  • Intranet de la compañía
  • Página web de la Compañía 

Información Externa 

  • Revistas y diarios
  • Portales de búsqueda en la web
  • Bases de datos
  • Cámara de comercio

 

  • Al final de la planificación de la auditoría debemos validar el entendimiento del negocio, los riesgos identificados y los hallazgos, con la gerencia del cliente.

 

Fuente: Auditool – Por Vladimir Martínez R.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *