La importancia del aprendizaje digital para la próxima década

La importancia del aprendizaje digital para la próxima década

La mayor conclusión del último Foro Económico Mundial (enero 2021) fue que el covid-19 provocó la aceleración del camino a la Cuarta Revolución Industrial, por lo que se afirma que la tendencia que perdurará en la siguiente década es el avance de tecnologías, así como que los gobiernos y las empresas busquen cada vez más tener un crecimiento sostenible.

En consecuencia, el desafío que se debe enfrentar este año y los próximos es promover la alfabetización digital, capacitar a los trabajadores para que estén preparados para el uso de tecnologías emergentes, pues la transformación digital es una realidad y un elemento indispensable para la evolución y la competitividad.

Redacción INCP a partir de artículo publicado por Cuatro Cero

Para más información consulte el artículo titulado “Tendencias de la Industria 4.0 en 2021” publicado por Cuatro Cero.

Tendencias de la Industria 4.0 en 2021

Durante el último Foro Económico Mundial, celebrado del 25 al 29 de enero de 2021, los principales líderes del mundo, empresarios, ONG, académicos y científicos llegaron a la misma conclusión tras haber experimentado la primera pandemia de este siglo: “COVID-19 aceleró el despliegue de las nuevas tecnologías hacia la Cuarta Revolución Industrial”.

Este acontecimiento resultó en una transformación contundente del estatus quo, desde la forma en cómo trabajamos, compramos, aprendemos y socializamos, hasta actividades como realizar diversos trámites en línea o asistir al doctor de manera remota… Cambios que seguramente prevalecerán mucho después de superar la actual emergencia sanitaria.

En grandes rasgos, las dos tendencias que prevalecerán en la siguiente década según el Foro Económico Mundial es que las tecnologías de la Industria 4.0 seguirán progresando y evolucionado, mientras que la mayoría de los gobiernos y empresas a nivel mundial mantendrán su curso para alcanzar un crecimiento sostenible.

Algo que ha quedado también muy claro es que la continua adopción de la tecnología será un aspecto fundamental para la resiliencia empresarial y la recuperación económica.

Es un hecho que, gracias a capacidades como el trabajo remoto, la Inteligencia Artificial, la nube y la automatización, entre otras, una gran variedad de empresas e industrias pudieron adaptarse de manera efectiva a las disrupciones derivadas de la coyuntura de salud que vivimos.

Por ejemplo, la Inteligencia Artificial y el Big Data fueron herramientas determinantes para el sector salud, la industria farmacéutica y las instituciones académicas, pues a través de ellas pudieron detectar y realizar diagnósticos de manera más efectiva, así como desarrollar vacunas en tiempo récord.

En cuanto a la transformación digital de las industrias, empresas y servicios profesionales, se produjo una mayor flexibilidad del trabajo; aumentó la eficiencia a través de la incorporación de herramientas colaborativas; mientras que tecnologías como la realidad virtual, la robotización y el Machine Learning generaron mayor valor agregado a productos y servicios, así como la creación de nuevos modelos de negocios.

Uno de los resultados positivos más reveladores tuvo que ver con el cambio de mentalidad prexistente hacia la adopción tecnológica a nivel mundial. La última encuesta del Foro Económico Mundial-Ipsos encontró que la mayoría de los más de 23 mil adultos de 28 países encuestados en línea, están especialmente optimistas sobre el acceso a la tecnología, las herramientas digitales y la capacitación en los próximos 12 meses.

Bajo este escenario, el verdadero reto de ampliar el acceso digital por parte de los gobiernos, las empresas y las políticas públicas, será impulsar la adopción de habilidades de alfabetización digital, ampliar el acceso educativo y capacitar a la fuerza laboral para que su preparación coincida con las habilidades emergentes y futuras del trabajo.

La adopción de las tecnologías de la Industria 4.0 y la capacitación del personal serán las mayores oportunidades que tendrán las industrias, empresas y gobiernos en la próxima década. Por ello, el 2021 representa el punto de partida para abrazar a la transformación tecnológica como un elemento indispensable para la competitividad, la resiliencia y el desarrollo.

Fuente: Cuatro Cero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *