Fusionar CREE y Renta en un impuesto del 30 % a 35 % solo es una de las propuestas hechas al gobierno para una posible reforma tributaria

Fusionar CREE y Renta en un impuesto del 30 % a 35 % solo es una de las propuestas hechas al gobierno para una posible reforma tributaria

concensoEl gobierno colombiano viene estudiando desde hace varios meses diferentes  propuestas hechas por la Comisión de Expertos y la OCDE. Un informe elaborado por el gobierno, muestra que entre las propuestas hechas se encuentran crear un impuesto único para empresas que reemplazaría el CREE y la Renta, mantener el 4×1.000, aumentar ingresos debido al IVA, eliminar el impuesto a la riqueza, entre otros. Uno de los objetivos de lograr estos cambios es lograr un sistema más eficaz y transparente para el país. El hecho de que Colombia adopte todas estas propuestas significaría que el Estatuto Tributario debería cambiarse en su mayoría, pero esto no quiere decir que el valor de los impuestos vaya a cambiar, y aunque se acepten estas medidas solo empezarán a regir a partir del 2017.

Redacción INCP a partir de artículo publicado por Dinero

 Para mayor información, puede referirse al artículo titulado “Gobierno podría fusionar CREE y Renta en impuesto del 30 % a 35 %: Expertos” de la fuente Dinero.

 Gobierno podría fusionar CREE y Renta en impuesto del 30 % a 35 %: Expertos

 La Comisión de Expertos recomendó al gobierno un impuesto único para las empresas en reemplazo de la renta y el Cree, la eliminación del impuesto a la riqueza, la mantención del 4X1.000 y aumentar sus ingresos gracias al IVA y a otros impuestos indirectos.  El balón está en manos del gobierno para decidir si acoge o no estas ideas.

 Colombia podría estar a punto de reescribir el estatuto tributario, si es que el gobierno decide acoger la totalidad de las ambiciosas recomendaciones de la Comisión de Expertos. Tras diez meses de trabajo las conclusiones no han sido expuestas al público.

 El gobierno ahora deberá procesar esas propuestas junto a otra larga lista que le envió la OCDE antes de decidir cuál será la cara que le dará a la reforma de 2016. Una vez lo haga vendrán las discusiones en el Congreso, donde muchas cosas pueden cambiar, y sea cual sea el resultado la implementación -y el impacto en el bolsillo- no se dará sino hasta 2017.

 Entre las recomendaciones más importantes está la posibilidad de reducir la tarifa de impuestos a las empresas. Se pasaría de cobrar una tasa actual de 34 % por renta y Cree a un único impuesto llamado IUE de entre 30 % y 35 % sobre las utilidades de las firmas. El nuevo súper tributo busca simplificar el pago de impuestos y reducir la presión sobre el sector privado. Por otro lado se sugirió modificar el impuesto de renta sobre las personas naturales para que el pago del impuesto comience a darse a partir de 1.5 millones mensuales de renta líquida, es decir, después de deducciones. Finalmente los dividendos dejarían de estar fuera del impuesto a la renta tanto para personas como para empresas y comenzarían a ser parte de los cálculos.

 Estas propuestas buscan que el sistema sea más transparente y eficiente, sin embargo, ninguna de los cambios hasta aquí mencionados implicaría un aumento del recaudo de impuestos. ¿De dónde saldrá el dinero entonces? De los impuestos indirectos.

 «El diseño de la propuesta apunta a que los recursos adicionales que se requieren para mantener el nivel de gasto actual del gobierno nacional, y cumplir con la regla fiscal, provengan de los cambios estructurales introducidos al IVA y a otros impuestos indirectos. En materia de impuestos directos, las recomendaciones pretenden tener un efecto neutral en el recaudo«, indica el documento.

 Ahí es donde entran propuestas como subir las tarifas del IVA, aumentar el número de bienes que pagan IVA o aumentar el impuesto al consumo en restaurantes y cafeterías. También se propuso ampliar los impuestos al consumo de telefonía celular al 7 %, y venta de vehículos y motos de alta gama. Entre la gama de impuestos a los consumidores también estaría el tributo sobre la gasolina. «Posteriormente el Gobierno debería evaluar mayores aumentos del tributo. La gradualidad de esos aumentos deberá ser evaluada por el Gobierno teniendo en cuenta el espacio que abre la caída en los precios internacionales para hacerlo sin afectar excesivamente los precios internos», indica el documento.

 El informe no indica cuál debe ser el tamaño de la reforma en términos de recaudo para 2017 y deja muchas áreas por desarrollar. Por ejemplo, el diseño del nuevo tributo a las compañías depende de qué tanto de las demás ideas se implemente. Dicho de otra forma, es el gobierno y el Congreso los que terminarán de ajustar la balanza entre lo que pagarán las empresas y lo que aportarán los consumidores.

 El gobierno prometió una reforma estructural hace dos años cuando acudió al Congreso buscando más recursos y se elevaron los tributos empresariales a uno de los niveles más elevados entre las economías de mercado en el mundo. Entonces se propuso eliminar el 4X1.000 pero los expertos admitieron en su informe que en las actuales circunstancias económicas esto no será posible.

 Las propuestas también incluyen algunos ajustes para evitar que se abuse de las exenciones para evadir impuestos lo que implica que habrá algunos límites globales en las deducciones que pueden hacer las personas naturales. No menos polémica es la propuesta de los comisionados de desmontar los aportes a las Cajas de Compensación y comenzar a financiarlas con el presupuesto nacional. Por ahora, nada está escrito en piedra.

 audio-10

Fuente: Dinero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *