Proyecto de Decreto propone disminuir el tope de los aranceles de azúcar a 45 %

Proyecto de Decreto propone disminuir el tope de los aranceles de azúcar a 45 %

azucarEl mecanismo del Sistema Andino de Franjas de Precios es el encargado de calcular el tope máximo al cual pueden llegar los aranceles, además, este fue creado para mantener estables los precios de los productos. Tomando en consideración lo anterior, se ha publicado en la página del Ministerio de Comercio un Proyecto de Decreto en el cual se establece una disminución en el tope de los aranceles al azúcar. El proyecto tiene como intención bajar de 70 % a 45 % el máximo del valor del arancel para la importación de este producto por parte de Colombia. 

Redacción INCP a partir del artículo publicado por Portafolio 

Para mayor información, puede referirse al artículo titulado “Las razones por las que el Gobierno quiere que bajen más los aranceles al azúcar” de la fuente Portafolio. 

Las razones por las que el Gobierno quiere que bajen más los aranceles al azúcar 

Del 70 por ciento al 45 por ciento bajaría el ‘techo’ del arancel (el máximo) para la importación de azúcar por parte de Colombia.

Esto dice el proyecto de decreto publicado para consulta general en la página de internet del Ministerio de Comercio.

Dicho arancel máximo lo determina el mecanismo del Sistema Andino de Franjas de Precios (SAFP); ahora, según la norma propuesta no sería mayor al 45 por ciento.

Vale la pena anotar que el SAFP fue diseñado para estabilizar los precios de los productos. Así, cuando el costo internacional es bajo, incrementa el arancel protegiendo al productor, y cuando el precio es alto, protege al consumidor, reduciéndolo, para llegar incluso hasta 0 por ciento.

De esta forma se corrigen las distorsiones que se presentan en el comercio internacional.

Es así como, mientras que en diciembre de 2015 el arancel del azúcar fue del 71 por ciento, respondiendo a una coyuntura de precios internacionales bajos, en la actualidad (julio) el arancel se redujo al 22 por ciento.

Por tanto el techo propuesto del 45 por ciento no tendría efecto sobre el mercado actual, pero sí limitaría el accionar del sistema arancelario durante futuros periodos de bajos precios.

Según el índice de precios de los alimentos de la FAO, el ‘fuerte’ repunte de los precios del azúcar en mayo pasado fue consecuencia principalmente del deterioro de las perspectivas sobre la producción en la India, segundo mayor productor de azúcar del mundo, así como del descenso de la misma en China, que suscitó unas expectativas de oferta limitada y, por tanto, mayores importaciones.

La información más reciente muestra que, gracias a la cosecha brasilera (la segunda más abundante jamás registrada), evitaron un alza mayor en los precios.

En el mercado internacional, el precio ha estado en constante ascenso desde septiembre del 2015, cuando registró un piso de US$11,61 centavos por libra, manteniéndose.

Sin embargo, su más vertiginosa subida se registra desde febrero de este año, cuando estaba en US$13 centavos.

En el mercado nacional, de acuerdo con el índice de precios al productor (IPP) del DANE, el precio del azúcar se incrementó 11 por ciento entre diciembre de 2015 y mayo de 2016.

Para la Bolsa Mercantil de Colombia (BMC), la tendencia alcista del azúcar acumuló un aumento de 70 por ciento en los últimos 18 meses.

Deben ceder aún más, dicen los analistas del mercado local

Pese a que pidieron mantener sus nombres en reserva, varios de los consultados por Portafolio indicaron que los aranceles deberían bajar aún más, incluso a topes del 15 por ciento. Lo anterior, comentaron, ayudaría a la reducción del indicador de inflación de alimentos. “El azúcar en el mercado colombiano sigue siendo alto frente a otros países”, dijeron los consultados.

Otra expectativa de baja en los precios de las materias primas la dio ayer el informe ‘Perspectivas agrícolas’, editado por la OCDE y la FAO.

En este, el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, aseguró que: «a pesar de que asistimos a un período de menores precios agrícolas, tenemos que estar alerta, ya que los cambios en los mercados pueden ocurrir rápidamente”.

Fuente: Portafolio