El IIA Global ha elaborado una nueva Guía Práctica para abordar adecuadamente los retos de la auditoría interna

El IIA Global ha elaborado una nueva Guía Práctica para abordar adecuadamente los retos de la auditoría interna

concensoEl IIA Global (Institute of Internal Auditors), ha elaborado una nueva guía para la auditoría interna. Esta Guía Práctica, comprende la forma de manejar, para la auditoría interna, los retos más relevantes para esta actividad, lo cuales se podrían identificar como mantener la independencia y la objetividad en el momento en que el auditor soporta o colabora con los procesos de gestión de cumplimiento, riesgos, y algunas otras funciones de administración corporativa (segunda línea de defensa). Aunque si de alguna manera, cumplir estos retos no es posible, el documento indica que el apoyo a estos procesos debe ser reasignado a un tercero o a otras áreas de la empresa. 

Redacción INCP a partir de artículo publicado por nahunfrett.blogspot.com

 Para mayor información, puede referirse al artículo titulado “Guía Práctica – Auditoría Interna y la segunda línea de defensa” de la fuente nahunfrett.blogspot.com.

 Guía Práctica – Auditoría interna y la segunda línea de defensa

 ¿Qué debemos tener presente si la función de

auditoría interna realiza actividades de la segunda línea de defensa?

 Razones por las cuales la dirección de la empresa puede delegar a auditoría interna actividades relacionadas con la segunda línea de defensa:

  • Cuando se trabaja en una organización pequeña y no existen otras funciones de aseguramiento.
  • Cuando el personal de auditoría interna posee destrezas y experiencia sobre gestión de riesgos y actividades de cumplimiento.
  • Cuando existe una reducción de costos y otros factores obligan a auditoría interna a asumir estas responsabilidades por el bien de la organización.

Esta nueva Guía Práctica del IIA Global aborda uno de los principales retos que tiene la función de auditoría interna, el cual es mantener la independencia y objetivad cuando contribuye con la segunda línea de defensa al apoyar los procesos de gestión de riesgos, cumplimiento, y otras funciones de gobierno corporativo.

Las principales salvaguardas para el mantenimiento de la independencia y objetividad en esta situación son:

  1. Discutir los riesgos con la gerencia y la junta.
  2. Aceptación de los riesgos por parte de la gerencia.
  3. Definición clara de los roles de auditoría interna en la segunda línea de defensa.
  4. Tomar en consideración los roles, responsabilidades y segregación de funciones.
  5. Determinar si las asignaciones serán temporales o de largo plazo.
  6. La naturaleza del trabajo de auditoría interna debe estar claramente definida en el estatuto.
  7. Evaluación periódica de la línea de reporte de auditoría interna (por lo menos una vez al año).

Por último si no es posible mantener la independencia y objetividad de la función de auditoría interna, las normas requieren que las responsabilidades de la segunda línea de defensa sean reasignadas a otras áreas de la organización o a un tercero. 

audio-10

Fuente: nahunfrett.blogspot.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *