¿Qué tener en cuenta para determinar el precio de transacción por un bien o servicio bajo la NIIF 15?


En la aplicación de la NIIF 15, la norma requiere que la entidad determine el precio de  la transacción (incluyendo los pagos que se realicen diferentes al efectivo, las contraprestaciones de la otra parte, y el valor del dinero en el tiempo para contratos o transacciones que superan los 12 meses) por el cual se va a intercambiar el bien o servicio ofrecido.  Adicionalmente,  deberá considerar, si el valor de la transferencia podría tener un componente monetario variable o contingente. De acuerdo con lo anterior, la entidad estimará el valor que espera recibir o el valor que probablemente reciba por la transacción del bien o servicio. La norma obliga a que se haga una evaluación del valor estimado con el fin de que este no sea sobreestimado y genere deterioros sobre la cuenta por cobrar respectiva. 

Redacción INCP a partir de artículo publicado por AprendeNIIF.com – Por Edmundo Alberto Florez 

Para mayor información, puede referirse al artículo titulado “Entendiendo el estándar NIIF – tercer paso NIIF 15 – determinar el precio de la transacción” de la fuente AprendeNIIF.com – Por Edmundo Alberto Flórez. 

Este es un artículo basado en FIVE STEP MODEL by Graham Holt – Publicación del ACCA. 

Entendiendo el estándar NIIF – tercer paso NIIF 15 – determinar el precio de la transacción

Tercer Paso – Determinar el Precio de la Transacción

El tercer paso requiere a la entidad determinar el precio de la transacción, que es la cantidad estimada que la entidad espera tener derecho a cambio de los bienes o servicios prometidos. Esta cantidad no incluye cantidades recibidas por cuenta de un tercero, por ejemplo, los impuestos gubernamentales. Una entidad debe determinar el monto de la compensación a los que espera tener derecho a fin de reconocer los ingresos.

El precio de la transacción podría incluir una cuantía variable o contingente.

La cuantía variable debe ser estimada, ya sea como el valor esperado o la cantidad más probable. El enfoque de valor esperado representa la suma de los importes ponderados por la probabilidad de varios resultados posibles. El importe más probable es el que representa la cantidad más realizable en un rango de acción de posibles cantidades.

La administración debe utilizar el enfoque que espera pueda predecir mejor la cantidad estimada y debe aplicarse de manera coherente a lo largo del contrato.

Una entidad solo puede incluir la cuantía variable en el precio de la transacción en la medida en que es muy probable que un cambio posterior en la cuantía variable estimada no dé lugar a un cambio significativo de los ingresos. Si no es conveniente incluir toda la cuantía variable estimada en el precio de la transacción, la entidad debe evaluar si se debe incluir parte de la contraprestación variable. Sin embargo, esta última cantidad aún tiene que pasar la prueba de “reversión de los ingresos”, es decir, que no se vaya a sobreestimar.

La estimación de la cuantía variable es más amplia que la estimación contingente, ya que incluye cualquier cantidad considerada variable en virtud de un contrato, tales como bonos de desempeño o penalidades.

Además, la entidad debe estimar en el precio de la transacción, y tener en cuenta: los pagos distintos al efectivo, las contraprestaciones del cliente y el valor del dinero en el tiempo si un componente de financiación significativo está presente. Este último no es necesario si el período de tiempo entre la transferencia de bienes o servicios y el pago es inferior a un año. En algunos casos, será evidente que existe un componente de financiación significativo, debido a los términos del acuerdo.

En otros casos, puede ser difícil determinar si existe un componente de financiación significativo. Esto es probable que sea el caso en el que exista un régimen a largo plazo con múltiples obligaciones de desempeño tales que los bienes o servicios son recibidos y los pagos en efectivo recibidos a lo largo de la venta. Por ejemplo, si se requiere un pago por adelantado para fines comerciales y obtener un contrato a largo plazo, entonces la entidad puede concluir que una obligación de financiación significativa no existe.

Si una entidad prevé que como última alternativa puede aceptar una cantidad inferior a la que inicialmente se prometió en el contrato debido a, por ejemplo, la experiencia en el pasado de descuentos ofrecidos, inmediatamente, los ingresos se estiman en la cantidad más baja posible de cobro que se está evaluando. Posteriormente, si los ingresos ya reconocidos no son recaudables, las pérdidas por deterioro se deben cargar al resultado del ejercicio.

El artículo “Entendiendo el estándar NIIF – tercer paso NIIF 15 – determinar el precio de la transacción” es una traducción libre al español de la fuente AprendeNIIF.com – Por Edmundo Alberto Flórez.

 play30

Fuente: AprendeNIIF.com – Por Edmundo Alberto Flórez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *