Regulación financiera internacional pos-Lehman: ¿adiós a la multibanca?

gobierno-corporativo2Durante los años noventa, hubo una importante expansión del negocio bancario a través de procesos de integración vertical y horizontal, particularmente en los países desarrollados. Ello puso de moda el esquema de multibanca. Aunque los beneficios de este modelo eran conocidos, también se propició un peligroso derrumbe de las “murallas chinas” entre la banca intermediada y la de inversión, dando origen a “una zona gris” poco regulada.

Esto se reflejó en excesivos apalancamientos de los bancos en los mercados de seguros-derivados y en “innovaciones financieras” que terminaron en cuentas “por fuera del balance”, con mínimo seguimiento por parte de reguladores-supervisores. De esta manera, se fueron consolidando grandes conglomerados financieros a nivel global, con crecientes exposiciones en mercados riesgosos que finalmente se materializaron durante la crisis internacional (2007-2013). Así, en el mundo “pos-Lehman” se han identificado dos problemáticas asociadas a estos grandes holdings: entidades “too big to fail” y “too big to manage”.

Las primeras hacen referencia a instituciones financieras cuya eventual quiebra conllevaría situaciones de riesgo sistémico para la economía. Un ejemplo es el caso de JP Morgan & Chase, entidad que ha extendido sus operaciones más allá del negocio bancario tradicional, convirtiéndose en un jugador representativo en la comercialización global de commodities. Por su parte, las entidades “too big to manage” son aquellas cuyo proceso de expansión global les dificulta realizar una administración eficiente. En esta franja se encuentra Citigroup, entidad que redujo sus sucursales internacionales de 375 a 276 durante 2007-2014.

En consecuencia, se han configurado dos vertientes regulatorias a nivel global. Por un lado, está el enfoque estadounidense de la Ley Dodd-Frank (reglamentada por la Regla Volcker), que prohíbe a los bancos realizar algunas operaciones consideradas de alto riesgo (participaciones en hedge funds y private equities) y limita sus negociaciones por “cuenta propia” (“proprietary trading”), ver cuadro adjunto. Por otra parte, tenemos la posición del Reino Unido y la Zona Euro, donde se ha planteado la necesidad de separar al interior de los bancos (no necesariamente de manera física), las actividades de intermediación y de inversión (ring-fencing), definiendo requerimientos de capital propios para cada unidad de negocio.

financiero-1-regulacion-financiera

Asimismo, los recientes escándalos financieros a nivel internacional (como la manipulación de la Libor) han llevado a algunos reguladores a tomar medidas adicionales. De hecho, se han “atacado” directamente las posiciones dominantes difíciles de supervisar e, inclusive, se ha evaluado la posibilidad de “desmembrar” (física y patrimonialmente) a ciertos conglomerados financieros (v. gr. JP Morgan & Chase). Por ejemplo, el FED ha limitado las operaciones que venían realizando varios bancos de Wall Street en el mercado de commodities.

En síntesis, la crisis internacional (2007-2013) reveló las debilidades del esquema de multibanca, donde se propició la consolidación de grandes conglomerados financieros bajo la forma de entidades “too big to fail” y “too big to manage”. En consecuencia, la Ley Dodd-Frank de Estados Unidos y el proyecto de ring-fencing europeo han apuntado a corregir dichas problemáticas. Adicionalmente, los recientes escándalos de manipulación y fraude en varios mercados han llevado a que los reguladores “rompan” las posiciones dominantes y evalúen la posibilidad de “desmembrar” totalmente a algunos conglomerados. ¿Será este el “principio del fin” de la multibanca?

[cryout-button-color url=»http://incp.org.co/Site/2015/info/audio/1688/financiero.mp3″ color=»#47AFFF»]Escuchar noticia completa[/cryout-button-color]

Fuente: Informe de Coyuntura Económica – Banco de Occidente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *