Resulta entonces que el chiste no es ficción sino realidad